Regulación de las criptomonedas busca evitar fraudes y garantizar inversiones

Las criptomonedas diariamente siguen ganando adeptos en el mundo entero. Según firmas especializadas, el valor del mercado asciende a los 2,5 billones de dólares en la actualidad y es por ello que los gobiernos del mundo han puesto su mirada en aquellas transacciones que se hacen con el ya conocido dinero digital.

Los criptoactivos con mayor capitalización siguen siendo Bitcoin con un billón de dólares y en segundo lugar, y de manera muy afianzada, Ethereum con 500 mil millones de dólares. En el top 10 de criptomonedas con mejor capitalización también se encuentran Theter, Cardano, XRP, USD Coin, entre otras.

Las inversiones en dinero digital se triplicaron en el último año, con un crecimiento exponencial de inversionistas y con nuevos agentes económicos que empezaron a actuar como exchange del mercado cripto.

Los criptoactivos vieron la luz en el año 2008, cuando Satoshi Nakamoto puso en línea el bloque Génesis de Bitcoin; sin embargo, alcanzaron su auge en los últimos años, al llegar a tener una rentabilidad de 500%, algo nunca antes visto.

Ante este escenario, los bancos centrales y las autoridades financieras de distintos países llevan bastante tiempo avisando sobre una mayor regulación en torno al universo de las criptomonedas.

Algunos especialistas en la materia confirman que “se trata de advertencias repetidas en el tiempo que, en ocasiones, provocan ‘bandazos’ o fluctuaciones importantes en las siempre volátiles criptodivisas”.

Sin duda alguna, la regulación de las criptomonedas busca evitar fraudes, garantizar inversiones, impedir el lavado de dinero e incluso evadir cualquier tipo de financiamiento a actividades ilícitas como el terrorismo o el narcotráfico.

Aunque existen países como China y la India que han tomado decisiones extremas de ilegalizar las criptomonedas, Estados Unidos, Europa, Japón y América Latina buscan otros mecanismos para trabajar con ellas de manera segura y confiable.

Ilegalización de las criptomonedas

Como comentamos anteriormente, hay países como China y la India que han tomado decisiones extremas contra el dinero digital. El gigante asiático desde el año 2019 prohibió el comercio de criptomonedas para frenar el lavado de dinero, según ha sostenido el gobierno.

Sin embargo, las personas aún pueden hacer transacciones con monedas como el Bitcoin en línea, algo a lo que se opone el gobierno de Pekín.

La más reciente decisión de las autoridades chinas fue prohibir que las instituciones financieras y las empresas ofrezcan servicios relacionados con transacciones de criptomonedas y días antes eliminaron la posibilidad de minar bitcoin dentro de su territorio.

Por su parte, el gobierno de la India busca proponer una ley que prohíba las criptomonedas. De manera que cualquier persona involucrada en su comercio o posesión de dichos activos podría ser multada, según informes.

La agencia de noticias Reuters ha citado en varias oportunidades a altos funcionarios del gobierno con conocimiento directo del plan, quienes han afirmado que el proyecto de ley criminalizaría la posesión, emisión, minería, comercio y transferencia de criptoactivos.

De acuerdo con los informes, una de las principales razones detrás de la medida es la falta de regulación. Los expertos dicen que estas monedas son muy volátiles en términos de su valor y podrían resultar en un desastre financiero para los inversionistas.

Al momento de la redacción de esta nota, se pudo conocer que las autoridades indias habrían cambiado de parecer y ahora buscan una regulación más estricta, que permita las actividades con criptomonedas, ya que 8 millones de ciudadanos de ese país han invertido en distintos tokens.

Regulaciones sustentadas: EEUU y Europa

Si bien en Estados Unidos no existe una legislación federal que regule el fenómeno cripto, algunos estados tienen regulaciones locales: 42 de los 50 han regulado las actividades de las criptomonedas, lo que da mayor confianza y seguridad a los inversionistas.

En la administración de Joe Biden, las autoridades financieras se preparan para asumir un rol más activo en la regulación de un mercado de criptodivisas. No obstante, jamás serían prohibidas porque están conscientes del impacto que podría tener esta decisión en la economía mundial.

El pasado mes de abril el exchange comenzó a cotizar sus acciones en la Bolsa de Valores de Nueva York y aumentó su valoración a 100 mil millones de dólares.

Estos intentos de una mayor regulación podrían tardar en dar sus frutos, ya que los reguladores estadounidenses primero tienen que determinar quién tiene la autoridad legal para supervisar el volátil mercado. En tanto, el debate sigue abierto y el cambio de mentalidad oficial en Estados Unidos hará palanca a los organismos que ya han avisado al respecto o dado sus primeros pasos.

La Unión Europea ha comenzado a trabajar en ciertas recomendaciones y marcos regulatorios para el fenómeno cripto a través del Digital Finance Package.

Juan Frers, especialista en derecho financiero y tributario y profesor en la Universidad de Chile y en la Universidad de Buenos Aires, advierte que el objetivo europeo “es hacer que los servicios financieros sean más digitales y estimular la innovación responsable y la competencia entre los proveedores de servicios financieros de la UE”.

“La Estrategia de Finanzas Digitales va acompañada de un marco legal propuesto sobre criptoactivos (es decir, representaciones digitales de valores o derechos que pueden almacenarse y comercializarse electrónicamente). Este marco se divide en una propuesta de reglamento sobre mercados de criptoactivos («MiCA») y una propuesta de reglamento sobre un régimen piloto de infraestructuras de mercado basado en tecnología de contabilidad distribuida («régimen piloto DLT»). El objetivo es impulsar la innovación preservando la estabilidad financiera y protegiendo a los inversionistas de los riesgos”, precisa el especialista.

Expone que recientemente se presentó una legislación oficial para regularlo. El 10 de enero de 2020, la UE promulgó su quinta directiva contra el blanqueo de capitales (5AMLD), lo que marca la primera vez que las criptomonedas y los proveedores de servicios de criptografía serán regulados.

Asia y América Latina

Los mercados asiáticos como el de Japón y Corea del Sur han estado intensificando las regulaciones sobre criptoactivos, a medida que buscan fortalecer el mercado comercial para así atraer a nuevos inversionistas.

En el año 2018, el Gobierno nipón decidió, a través de la Agencia de Servicios Financieros (FSA) establecer un grupo de estudio sobre los negocios de criptomonedas para su regulación. De esta manera, se un nuevo marco legal, el cual dio origen a un proyecto de ley con diferentes revisiones enfocadas a reforzar el uso de las monedas digitales.

Desde el Banco Central japonés se establece que la criptomoneda no se trata como dinero ni es equiparada a la moneda fiduciaria. No existe, por lo tanto, ninguna moneda virtual es compatible con el gobierno japonés o el Banco Central.

Además, el Banco de Japón no tiene planes de emitir su propia criptomoneda por el momento. A pesar de ello, considera que la tecnología blockchain puede llegar a ampliar la utilidad futura del dinero.

Uno de los aspectos más importantes relacionados con la fiscalidad de las criptomonedas en Japón es el tratamiento que se le ha dado al impuesto al consumo. De acuerdo con su ley fiscal, la venta de criptomonedas está sujeta al impuesto al consumo. Desde la modificación de 2017, las monedas virtuales se pueden considerar como tales según la Ley de Servicios de pago, por lo que no se impone impuesto al consumo.

De esta forma, la Agencia Tributaria Nacional de Japón trata las ganancias obtenidas por el uso o venta de las monedas virtuales como “ingresos varios”, lo que hace que los contribuyentes no puedan utilizar las pérdidas para paliar las ganancias obtenidas con las criptomonedas. Asimismo, existe un impuesto a la herencia sobre el patrimonio de una persona que tenga criptomonedas.

Dentro la región latinoamericana, la regulación del fenómeno cripto es aún muy nueva, y hay tres países que se encuentran a la vanguardia: México, Colombia y Venezuela.

En la nación azteca, los activos virtuales están regulados por la Ley para Regular a las Instituciones de Tecnología Financiera o Ley Fintech, según la cual tanto estas entidades como los bancos tradicionales solo pueden realizar operaciones con este tipo de activos de forma interna y no con el público general.

En la actualidad, México estaría trabajando en una nueva legislación para regular todo lo que tenga que ver con el uso masivo de las criptomonedas.

Colombia también ha dado pasos importantes en el tema de regulaciones cripto, aunque todavía no tiene ningún instrumento legal al respecto. Hasta los momentos, ha habido pronunciamientos por parte del Banco de la República y la Superintendencia Financiera asociados al manejo de las criptomonedas sobre la competencia de cada una de las actividades. En ese país las criptomonedas no son calificadas como ilegales.

Venezuela cuenta con un decreto aprobado por una cuestionada Asamblea Nacional Constituyente que regula los criptoactivos y que constituye el marco legal general que permite formal y expresamente la creación, circulación, uso e intercambio de criptoactivos por parte de personas naturales y jurídicas, del sector público o privado, sean residentes o no del país, incluyendo en particular la criptomoneda denominada Petro.

En ese respecto, la regulación faculta al Ejecutivo Nacional, en forma genérica y amplia, para: (a) regular la constitución, emisión, organización, funcionamiento y uso de los criptoactivos, (b) crear y emitir criptoactivos, (c) permitir el funcionamiento de las casas de intercambio virtuales (exchanges) en Venezuela que operen con criptoactivos creados por el Ejecutivo Nacional, (d) regular el mercado de los criptoactivos en Venezuela, el uso y la creación de billeteras virtuales, los entes dedicados al ahorro y la intermediación virtual de criptoactivos, y las actividades de minería virtual.

Aunque el principio fundamental de las criptomonedas es su independencia y confidencialidad, especialistas en la materia aseguran que sin normas y leyes no veremos la adopción masificada que tanto añoran las comunidades que trabajan con dinero digital.

Con regulaciones equilibradas y bien pensadas, la seguridad de las inversiones en criptomonedas estará garantizada, la volatilidad de los mercados será controlada y las estafas serán minimizadas.

Fuente: https://hispanopost.com/regulacion-de-las-criptomonedas-busca-evitar-fraudes-y-garantizar-inversiones/

Desinformación en torno a las criptomonedas frena su expansión

Las criptomonedas ya pueden usarse para la compra de bienes y adquirir servicios en gran parte de las naciones del mundo. Se calcula que para el año 2022, al menos 50 millones de usuarios adquirirán monedas digitales. En la actualidad, según la plataforma bitfinanzas.com, un 15 por ciento de estadounidenses, no han podido comprar alguna divisa digital.

Al parecer, el panorama “generalizado” sobre el uso y utilidades de las criptomonedas como Bitcoin, Ethereum y otras, es la desinformación en torno a las mismas.1 de 4 ciudadanos americanos no llegan a comprenderlas.

En el sitio web The Ascent dedicado al asesoramiento financiero, realizó una encuesta a 2 mil estadounidenses en el mes de mayo de 2021. Allí se les preguntó si conocían la manera en la que funciona la blockchain, la manera en la que se informaban sobre las monedas virtuales y cuáles utilidades conocían y empleaban para hacer inversiones en criptos. Según los datos arrojados por el estudio de The Ascent, los estadounidenses ven con buenos ojos el tema de las criptodivisas.

Los datos más sobresalientes recabados por The Ascent son los siguientes:

Al menos el 50 por ciento de los americanos, creen que quienes aún no han invertido en divisas digitales, todavía pueden optar por ellas y buscar beneficios.

Más de la mitad de la población estadounidense que almacena o invierte criptomonedas, las obtuvieron por primera vez hace un año.

Un 40 por ciento aceptaría recibir su salario en tokens mientras que el 30 por ciento estaría dispuesto a recibir su sueldo o percepciones en criptodivisas.

Dos tercios de los entrevistados, daría el sí a una tarjeta de crédito que dé incentivos o reembolso en efectivo con estas divisas.

Hasta un 60 por ciento de estadounidenses que cuentan o han contado con tokens utilizaron Coinbase como plataforma de intercambio.

Fuente: https://diariovalor.com/desinformacion-en-torno-a-las-criptomonedas-frena-su-expansion-t202106051213.html

Las criptomonedas cayeron más de 10% luego de que Tesla dejara de recibir bitcoin

Las principales criptomonedas cayeron más de 10% durante la jornada de ayer, luego de que el empresario sudafricano Elon Musk, fundador de Tesla, anunció la suspensión de ventas de vehículos de la marca con bitcoin.

“Estamos preocupados por el rápido aumento del uso de combustibles fósiles para la minería y las transacciones de bitcoin, especialmente el carbón, que tiene las peores emisiones de cualquier combustible”, argumentó el empresario a través de Twitter.

El bitcoin, el principal criptoactivo, con una capitalización de US$936.864 millones, cayó 10,05% y se cotizó a US$50.137 por unidad. La segunda moneda por capitalización, ethereum, con un valor de US$442.314 millones, bajó 10,92% a US$3.800, mientras que la nueva y popular criptodivisa meme, dogecoin, con una capitalización US$54.444 millones, disminuyó 12,70% a US$0,418.

El bitcoin ha aumentado 71,65% en lo corrido de 2021, pero en mayo ha caído 12,9%. En un año ha aumentado 420%. El pasado 15 de abril alcanzó su precio máximo, fecha en la que tocó US$63.404 por unidad.

El ethereum ha caído 30,4% en lo que va de mayo, pero ha crecido 428% en lo corrido de 2021. En un año ha aumentado 1.805%. El 11 de mayo alcanzó su precio máximo, fecha en la que tocó US$4.139.

Musk destacó en Twitter que “las criptomonedas son una buena idea en muchos niveles y creemos que tienen un futuro prometedor, pero esto no puede tener un gran costo para el medio ambiente”. Además, anunció que “Tesla no venderá un bitcoin y tenemos la intención de usarlo para transacciones tan pronto como la minería pase a una energía más sostenible”.

Este hecho contrasta con el anuncio emitido por la misma compañía dos meses antes, en el que destacaba la posibilidad de comprar carros de la marca con dicho activo. Para entonces, la moneda llegó a un nivel de US$45.000.

Pero, ¿por qué los activos digitales contaminan? Estos son creados por “mineros”, expertos que utilizan computadoras de gran potencia para competir entre ellos, resolver problemas matemáticos complejos y crear más monedas digitales.

Este proceso requiere de una gran fuente de energía, que puede recaer en electricidad generada por combustibles fósiles, particularmente, carbón.

“Elon Musk y Mark Cuban han sido dos de los partidarios más activos que tienen las criptomonedas. El bitcoin necesitaba un par de respaldos masivos para entusiasmar a la gente y retomar la carrera alcista que ha tenido este año”, aseguró Edward Moya, analista senior de mercados en Oanda.

El experto agregó que “las preocupaciones ambientales no son solo para el bitcoin. Muchas empresas lo pensarán dos veces antes de recibir criptomonedas si tienen alguna implicación ambiental”.

Una investigación contra la plataforma Binance también tocó el mercado

Al anuncio de Elon Musk se sumó la apertura de una investigación contra Binance, una de las plataformas de criptoactivos más grandes, por parte del Departamento de Justicia y el Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos. También incidió el hecho reciente del ciberataque a Colonial Pipeline, el sistema de oleoductos más grande para productos petroleros refinados en EE.UU., afectado por un pago en criptomonedas equivalente a US$5 millones. Estas razones hicieron que los inversionistas redujeron la exposición y la apuesta por los activos.

Fuente: https://www.larepublica.co/finanzas/criptomonedas-cayeron-mas-de-10-luego-de-que-tesla-dejara-de-recibir-pagos-con-bitcoin-3169947

Bitcoin: 6 preguntas para entender la más grande de las criptomonedas, cómo funciona y por qué es peligrosa

Cuando el director ejecutivo de Tesla, Elon Musk, anunció en un tuit de febrero que había comprado US$1.500 millones en bitcoin y que planeaba aceptarlo como forma de pago, se disparó el precio de la criptomoneda.

Y cuando este miércoles el mismo Musk dijo en un tuit que no aceptará bitcoins a quienes quieran comprar sus autos, su precio llegó a desplomarse hasta 15%.

Si un solo tuit puede hacer subir o caer su precio repentinamente, sin duda se trata de un activo volátil que sus detractores comparan con un gran esquema ponzi y consideran una burbuja a punto de estallar.

Pero el bitcoin históricamente no ha hecho sino escalar, según sus defensores, en ciclos de cuatro años. El último de estos ciclos tuvo su punto álgido en diciembre de 2017, cuando alcanzó los US$19.600. Un año después tocó fondo en US$3.000.

Este 2021, se cumple el cuarto año del siguiente ciclo y eso explica, según sus seguidores, la espectacular subida que, no sin fuertes sobresaltos, lo ha convertido en la inversión más rentable: llegó a US$64.800 en abril.

Y pese a que el tuit de Musk le dio un fuerte empujón hacia abajo, sus defensores apuestan a que este mismo año va a pasar de US$100.000, los más optimistas hablan de US$250.000 o más.

Además, no son pocos los que hablan de que el de este año, a diferencia de los anteriores, será un “superciclo” que no traerá un desplome tan grande como los anteriores. La diferencia: la inversión indstitucional.

Mastercard, Bank of New York Mellon y otras compañías decidieron facilitar las transacciones de sus clientes en criptomonedas. Además, grandes fondos han invertido en divisas digitales.

A esa ola se sumó la empresa de pagos electrónicos PayPal al anunciar en marzo un nuevo servicio que le permitiría a los clientes comprar productos de millones de vendedores en el mundo utilizando criptomonedas como bitcoin, litecoin, ethereum o bitcoin cash.

  1. Qué es

El bitcoin es un tipo de criptomoneda, es decir, una divisa digital que puede funcionar como medio de intercambio y qe sus promotores usan como reserva de valor.

No existe físicamente, ni la controla ningún país. Se trata de dinero virtual cuyo precio varía constantemente, tal como ocurre con otras monedas como el dólar o el euro.

La gran diferencia es que el precio de las criptomonedas es mucho más volátil y, como no hay ningún organismo que las controle, sube y baja en relación a cómo se mueve el mercado.

El bitcoin se puede usar para comprar productos o como instrumento de inversión, aunque no está disponible en todos los países.

Como todas las criptomonedas, el bitcoin sirve para hacer pagos rápidos y evitar los cargos de transacción.

  1. Cómo funciona

Cada bitcoin contiene un código que se almacena en una “digital wallet” o billetera digital, en un celular o en un computador, con “llaves privadas”.

Las personas pueden enviar o recibir bitcoins (o partes de un bitcoin) de otros individuos o empresas.

En general las criptomonedas se basan en una red descentralizada de computadores que cuenta con nodos repartidos por todo el mundo con copias de todas las transacciones que se han realizado.

A esta red se le llama “blockchain” o cadena de bloques. Estos bloques o nodos están enlazados y asegurados usando criptografía.

Cuando haces una transacción los datos de esta se registran en un bloque, y automáticamente se va replicando en el resto.

El bitcoin y cada una de las monedas digitales funcionan con su propio algoritmo, el cual permite gestionar la cantidad de nuevas unidades que se emiten cada año.

  1. Cómo se consigue un bitcoin

Hay tres grandes maneras:

Puedes comprar un bitcoin (o una porción de la divisa) usando dinero. Muchas personas bajan aplicaciones en sus teléfonos que les permiten comprar el bitcoin usando los fondos de su cuenta bancaria.

Puedes vender cosas y permitir que la gente te pague con bitcoins.

O puedes crearlos a través de un proceso conocido como la minería de bitcoin. Quienes se dedican a esta actividades son llamados mineros.

Los mineros trabajan con computadores muy poderosos que operan a través de un sistema automático de recompensas que premia a las personas que confirman las transacciones de los usuarios que conforman la red.

  1. Cuál es el origen

A principios de 2009, un programador anónimo o un grupo de programadores bajo el seudónimo de Satoshi Nakamoto publicó un artículo donde se refería al bitcoin como un nuevo sistema de transacciones descentralizadas.

Tras desarrollar la tecnología necesaria que hiciera posible las transacciones de bitcoin, en 2011 el código de la criptomoneda y los dominios de las páginas webs fueron repartidos entre varios miembros de la nueva comunidad creada en torno a la divisa digital.

De todos modos, hay poca información sobre los acontecimientos que permitieron el desarrollo de la moneda y la que está disponible, no procede de fuentes confiables.

Al bitcoin se le reconoce como la primera divisa digital en el mercado y la que tiene el precio más alto en el mercado.

  1. Por qué hay un boom

El creciente interés de grandes inversores e individuos en comprar bitcoin se ha acelerado en el último par de años.

Antes las criptomonedas eran consideradas plataformas utilizadas exclusivamente por organizaciones ligadas al crimen internacional para hacer sus transacciones ilegales de manera anónima.

Gobiernos, bancos centrales, economistas y una buena parte de los inversores se han opuesto a una red que no está bajo el control y la fiscalización de ningún tipo de autoridad.

Sin embargo, en la medida que grandes empresas le han abierto sus puertas, así como fondos de capital de riesgo están invirtiendo en la divisa, el resto de los inversionistas y las personas comunes han comenzado a perder la desconfianza.

Y con el desarrollo de aplicaciones que permiten comprar y vender bitcoin en un par de minutos desde el celular, la adopción de la criptomoneda se ha intensificado.

En lo que va de 2021 el precio del bitcoin ha seguido una curva ascendente, pese a las permanentes advertencias de autoridades que aseguran que la divisa es una burbuja que estallará en cualquier momento.

  1. Cuál es el riesgo

El principal riesgo es que se trate de una burbuja financiera que termine dejando en la ruina a todos los que depositaron su “dinero real” en una moneda virtual que no tiene respaldo de ninguna institución.

De la misma manera en que nadie es “dueño del bitcoin”, tampoco nadie es responsable.

Es por eso que constantemente los presidentes de los bancos centrales de las grandes potencias suelen decirle a la gente que no inviertan sus fondos en criptomonedas porque terminarán “perdiendo todo su dinero”.

Sus detractores dicen que no tiene ningún valor intrínseco, pero quienes lo defienden aseguran que su valor está determinado por un consenso social, tal como ocurre con los billetes de papel.

Uno de sus más acérrimos críticos es el reconocido economista Nouriel Roubini, quien se refiere al bitcoin como “shitcoin” (una especie de moneda de mierda).

También hay denuncias de estafadores que prefieren llevar a cabo sus operaciones utilizando bitcoin u otras criptomonedas porque los pagos son irreversibles.

Y si la empresa que almacena bitcoin pone fin a sus operaciones o sufre un ataque informático, lo más probable es que el dinero desaparezca como el humo.

No hay garantías. Por eso, dicen los expertos, quien invierte en bitcoin tiene que estar dispuesto a perder su dinero en caso que las cosas salgan mal.

Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-57066481

FUCKELON al alza: ¿otra broma con criptomonedas?

Es posible que sea la primera vez que escuchas hablar de FUCKELON y, aún así, lo más probable es que tras leer su nombre ya hayas comenzado a hacerte una idea sobre su origen y su razón de ser. Y no te equivocas. FUCKELON nace el mes pasado, como respuesta de parte de la comunidad de las criptomonedas al cambio de posición de Tesla con respecto a las mismas. Y es que en un plazo de tan solo tres meses, Tesla pasó de aceptar pagos en Bitcoin, lo que ocasionó su repunte, a criticar su impacto en el medio ambiente y dejar de aceptar la criptomoneda.

Además, una respuesta de Elon Musk a un usuario de Twitter, posteriormente matizada, dio a entender que Tesla se habría deshecho de sus activos en Bitcoin justo antes de hacer este anuncio, lo que habría resultado una señal muy clara de manipulación interesada del mercado. Ya hablamos en profundidad de ello aquí, pero parece que Musk no ha tenido suficiente, pues ha vuelto a tuitear, provocando una nueva caída de la cotización de la criptomoneda, que parecía haber iniciado una tímida senda de recuperación.

Como ya podrás imaginar, las críticas no han tardado en aparecer, y van desde los insultos directos hasta las peticiones de que deje de manipular el mercado y permita que Bitcoin se recupere. Y empezaré diciendo que entiendo ese punto de vista, y que creo que Elon Musk ha demostrado ser brillante en algunos aspectos, pero también tremendamente absurdo en otros. Innovó con PayPal, innovó con Tesla, innovó con SpaceX y cada día tengo más claro que tiene un equipo de asesores muy inteligentes, pero también creo que de un tiempo a esta parte, cada vez que habla sube el pan.

Sin embargo, creo que lo que ha hecho con Bitcoin resulta increíblemente valioso, y que los inversores (especialmente los que no tienen activos en Bitcoin en la actualidad) deben estarle muy agradecidos. Y es que desconozco su motivación real para cambiar de postura frente a las criptomonedas, pero lo que tengo claro es que esto ha servido para dejar cristalinamente claro lo sencillo que puede llegar a ser manipular el mercado de las cripto. Y lo ha hecho con Bitcoin, que es la más fuerte.

Como digo, sin embargo (y comprensiblemente también) se ha generado una gran corriente de antipatía a su alrededor, y FUCKELON es una de las muestras de ello. Es una criptomoneda creada el mes pasado, cuyo nombre ya es toda una declaración de intenciones, y cuya cotización parece oscilar al ritmo de parte de la opinión pública sobre Musk. En las últimas horas, y como respuesta a sus tweets, el valor de FUCKELON se ha disparado:

Posteriormente ha descendido de nuevo, pero su tendencia en este momento es al alza, con valores al máximo, salvo por el pico que experimentó a mitades de mayo, pero que tardó menos de un día en corregirse para retornar a su valor inicial. No olvidemos que debemos interpretar FUCKELON como una medida de crítica a Elon Musk, como un meme, por así decirlo, pero tampoco debemos olvidar que ese fue también el origen de Dogecoin. Y por si te lo preguntas, tras la bajada producida por la aparición de Elon Musk en Saturday Night Live, su tendencia se ha mantenido al alza.

Cotización de FUCKELON al alza, ¿credibilidad de las criptomonedas a la baja?

Asistimos, desde hace ya algunos años, a una encendida discusión sobre el presente y el futuro de las criptomonedas, con una parte preconizando que son el futuro del dinero, y otra argumentando que no son más que una burbuja que, tarde o temprano, terminará por explotar definitivamente. Y es innegable que ambas partes cuentan con argumentos sólidos para defender sus posturas, pero al final lo más determinante son los hechos.

Y en este caso, como estamos comprobando de manera cada vez más frecuente, es que las criptomonedas como Bitcoin están sujetas a una enorme fragilidad, mientras que otras, como FUCKELON y Dogecoin son, directamente, una broma que, por las razones que sea, parecen haberse vuelto muy rentables. Y lo más probable es que, si trasciende lo suficiente, FUCKELON siga creciendo, al menos hasta que sus inversores se cansen, decidan dedicar parte de su capital a otras bromas o, bueno, quién sabe, quizá mantengan sus posiciones y esta cripto no deje de subir.

Con estos precedentes, ¿quién se atrevería a cobrar su nómina en criptomonedas con el riesgo de devaluación? ¿Quién las emplearía para comprar algo con sus perspectivas de crecimiento? Las cripto, ya sean serias como Bitcoin o Ethereum, o bromas como Dogecoin o FUCKELON, no ofrecen ni remotamente las condiciones de estabilidad que requiere una moneda para pasar a ser de uso común. Ya hemos visto lo que ocurre con monedas oficiales, respaldadas por estados, cuando sus economías son inestables, los ciudadanos buscan la estabilidad en divisas (generalmente en dólares), y eso que se supone que hay instituciones oficiales que la respaldan.

Las criptomonedas pueden tener futuro como inversión (de alto riesgo, eso sí), y en esos términos es probable que vayan creciendo en importancia en los años venideros. Pero de ahí a pensar que un día elegiremos cobrar en Bitcoin y que pagaremos el pan con FUCKELON, hay un trecho tan largo que, a día de hoy, me cuesta mucho imaginar incluso como mera hipótesis.

¿Qué opinas tú? ¿Crees que las cripto sí que tienen futuro como moneda? ¿Las has empleado o planeas hacerlo en un futuro cercano para compras y/o ventas? ¿Te has planteado adquirir algún FUCKELON, ya sea como inversión o como crítica a Musk?

Fuente: https://www.muycomputer.com/2021/06/04/fuckelon-al-alza-otro-meme/

Administración Biden profundiza medidas contra la evasión fiscal con criptomonedas

La administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, está buscando alcanzar aquellos usuarios que están evadiendo impuestos con criptomonedas y, por tanto, reduciendo el dinero que ingresa a la administración pública.

Tal aseveración se desprende del plan de presupuesto presentado para el año fiscal 2022, el pasado 28 de mayo de 2021, por el jefe de Estado estadounidense. Este proyecto incluye dos propuestas que darían requisitos adicionales a las instituciones en torno a qué tipo de información deben reportar las entidades financieras al Servicio de Impuestos Internos (IRS) u otros subdepartamentos del Tesoro.

Esta primera propuesta «expandiría la presentación de informes por parte de brókeres respecto a criptoactivos». La información fue ampliada a través de un Libro Verde del Departamento del Tesoro, publicado en mayo de 2021. Esta publicación señala que el cambio propuesto «ampliaría el alcance de la información que notifican los corredores» al permitirles compartir información en diferentes jurisdicciones que se han asociado con los Estados Unidos.

El documento del Departamento del Tesoro señala lo siguiente:

La propuesta requeriría que los corredores, incluidas entidades como los exchanges de activos criptográficos estadounidenses y los proveedores de carteras alojadas, reporten información de cuentas de propietarios extranjeros.

Según se desprende de esta publicación, los informes incluirán los ingresos brutos, las ventas y también información relacionada con ciertas entidades pasivas y sus propietarios sustanciales extranjeros.

Esta propuesta sería válida para las declaraciones presentadas después del 31 de diciembre de 2022, según el documento que agrega lo siguiente: «La evasión fiscal utilizando activos criptográficos es un problema que crece rápidamente. Dado que la industria es totalmente digital, los contribuyentes pueden realizar transacciones con intercambios criptográficos offshore y proveedores de billeteras sin salir de Estados Unidos».

Las instituciones financieras deben reportar transferencias sobre los USD 600

Según divulga el documento del Departamento del Tesoro existe una segunda propuesta en el presupuesto del año 2022. Esta se refiere a la introducción de una estructura de «informes integrales de cuentas financieras» con el objetivo de dar cumplimiento a las obligaciones tributarias. Para ello, se necesitará que las instituciones financieras reporten datos sobre cuentas de usuarios con un desglose en diferentes tipos de transferencias por encima de un umbral mínimo de USD 600.

De acuerdo con la propuesta, esto incluiría a exchanges de activos criptográficos y custodios. «Por separado, se aplicarían requisitos de notificación en los casos en que los contribuyentes compren activos criptográficos de un corredor y luego transfieran los activos criptográficos a otro corredor, y las empresas que reciben activos criptográficos en transacciones con un valor justo de mercado de más de USD 10.000, tendrían que reportar tales transacciones».

Vale recordar que, una semana antes que se presentara el presupuesto 2022, el Departamento del Tesoro estableció que las empresas que reciban transferencias de más de USD 10.000 en criptomonedas deben reportarlas al Servicio de Impuestos Internos.

El requisito está a la par con transferencias de USD 10.000 y más en dólares estadounidenses. El informe del Tesoro destacó las monedas virtuales y el efectivo como formas potenciales de ocultar los ingresos al gobierno.

«A pesar de constituir una porción relativamente pequeña de los ingresos empresariales hoy en día, es probable que las transacciones de criptomonedas aumenten en importancia en la próxima década, especialmente en presencia de un régimen de informes de cuentas financieras de amplia base», escribió el Departamento del Tesoro en esa oportunidad.

Gobierno de Estados Unidos insiste en ir detrás de las criptomonedas

Vale recordar que desde el año 2016, el gobierno de Estados Unidos ha tratado de regular las casas de cambio de criptomonedas. Así lo reveló un informe del Consejo de Supervisión de Estabilidad Financiera que dedicó a estudiar las amenazas al sistema financiero en los Estados Unidos.

Como señaló CriptoNoticias en esa oportunidad, la comisión conformada por ejecutivos de la Reserva Federal y la Comisión de Seguridad en Mercados de Valores, destacaron las amenazas de los ataques cibernéticos y las bajas tasas de interés, entre otras. Sin embargo la inclusión de las tecnologías distribuidas en el informe fue uno de los aspectos más llamativos.

Fuente: https://www.criptonoticias.com/regulacion/administracion-biden-profundiza-medidas-evasion-fiscal-criptomonedas/