Agavecoin, la criptomoneda mexicana que impulsa la tradición ancestral del agave

Agavecoin funciona sobre la tecnología de Ethereum. Basa su valor en la producción de agave y el número de participantes del sector que la adoptan.

El agave es una planta desértica que en México forma parte de toda una tradición ancestral, con usos para los sectores textil, alimenticio y de bebidas alcohólicas, entre otros. Los precios de sus derivados son variados y poco controlados. A veces, al elevarse la demanda crecen al punto de afectar a la propia industria, por un desajuste en la cadena productiva.

Una empresa se puso el objetivo de “hacer más justo el mercado” e impulsar las ganancias de productores y compañías relacionadas con el agave. De la mano de expertos en programación, crearon la empresa Agavecoin, que es dueña de una criptomoneda homónima cuyo valor se sustenta en la producción de esta planta.

El activo

El agavecoin es un utility token o ficha de utilidad. Al crear los llamados tokens de utilidad, una empresa nueva vende una especie de “cupones digitales” para un producto o servicio que está en desarrollo. El valor del agavecoin se respalda con el número de productores y de empresas que invierten en él y su precio fluctúa según la ley de oferta y demanda en las exchange.

Actualmente el agavecoin se puede operar en cinco plataformas, entre las que destacan las conocidas coinlink.com y swft.com. Su precio es de 0.02 dólares y tiene un market cap de 8 millones 522,779 dólares, según el sitio Coin Market Cap. Al recibir pagos con este activo digital, los productores no sólo consiguen una venta, sino que acumulan dinero por medio de un activo con un precio fluctuante.

El objetivo principal del agavecoin, de acuerdo con la mesa directiva de la empresa creadora, es que se aprecie al aumentar el número de usuarios que lo adopten y que ese valor sirva de impulso para la producción de la planta.

“Nosotros tenemos una criptomoneda que tiene una base. Hoy un alto porcentaje de las criptomonedas que ya circulan y cotizan tiene white papers sin pies ni manos y algunas ni siquiera tienen white papers. Para nosotros Agavecoin es una manera de fondear el campo agavero y que donde ya es productivo pueda crecer más”, detalló la empresa.

Círculo virtuoso

Agavecoin, explicaron directivos de la empresa, no busca crear un ecosistema de pagos como se pretende con otros activos digitales cuyo principal fuerte es la tecnología que los integra. De hecho, agavecoin está basada en la tecnología erc20 de una de las criptomonedas más populares en el mundo, el Ethereum. La forma es lo de menos para esta criptomoneda.

“Lo que agavecoin ofrece básicamente es un círculo virtuoso en que los participantes de la industria del agave ganan con un activo que se aprecia a través del tiempo, mientras lo único que hacen es desarrollar su actividad y seguir invirtiendo en ella”.

Control de precio
Uno de los motivos por los que se escogió la tecnología Blockchain para el proyecto es la trazabilidad. La venta de cada activo digital puede rastrearse, así como el precio por el que fueron vendidos o comprados. Esta es una forma de mantener los precios estandarizados.

“El token fue diseñado para que los pequeños y medianos productores tengan seguridad en su inversión, por ejemplo, en una hectárea de agave. Durante los últimos 20 años el precio de la planta ha estado fluctuando y muchos tienen miedo a sembrar por temor a que caiga el precio del kilo de agave. Por medio del blockchain buscamos dar un precio justo para todas las partes, al hacer cada operación de compraventa pública y cristalina”.

Contratos inteligentes

La empresa también diseña un esquema al que llama “contratos inteligentes”, con los que ayuda a trabajar porciones de tierra por medio de un esquema de renta en el que parte del pago se realiza con agavecoins. “Es una forma de impulsar el campo mexicano. Vamos a cambiarle la cara, siendo justos. Queremos que puedan aumentar su producción, mientras invierten las ganancias que les generen las agavecoins”, explicó la empresa.

Fuente: https://www.eleconomista.com.mx/sectorfinanciero/Agavecoin-la-criptomoneda-mexicana-que-impulsa-la-tradicion-ancestral-del-agave-20190519-0001.html

CryptoNews – Todo lo que usted quiere saber sobre las criptomonedas en un solo lugar

Rescates exigidos en criptomonedas, nueva ‘tendencia’ criminal

En Oslo, ha sido secuestrada Anne-Elisabeth Falkevik Hagen, esposa de uno de los empresarios más ricos de Noruega. La mujer, de 68 años, desapareció el 31 de octubre pasado, la noche de Halloween. Pero solo el 9 de enero de este año la policía difundió la nota de rescate. Los secuestradores piden nueve millones de euros en Monero, una de las criptomonedas menos trazables.

Las condiciones del rescate se mantuvieron en secreto durante más de dos meses, en los cuales las investigaciones no obtuvieron ningún resultado. La policía decidió así revelar ciertos detalles sobre el caso, con la esperanza de que alguien con información útil se presentara. Según el periódico noruego ‘Norway’s VG’, los secuestradores también pidieron no involucrar a los agentes, pues de lo contrario habrían matado a la mujer.

“La nota iba acompañada de serias amenazas”, ha explicado el inspector Tommy Broske a la prensa local. Por el momento no hay sospechosos y la policía ha aconsejado a la familia no pagar nada. El marido de la mujer es el empresario Tom Hagen, uno de los hombres más ricos de Noruega. Es un conocido inversor inmobiliario, con un patrimonio estimado de 174 millones de euros. Posee el 70 por ciento de la compañía eléctrica Elkraft, de la que también es cofundador.

Noruega no está acostumbrada a este tipo de eventos. Tiene uno de los índices de criminalidad más bajos del continente. Y, por supuesto, también es la primera vez que el pago de un rescate se reclama en criptomoneda. Sin embargo, el fenómeno ya no es una rareza.

UN FENÓMENO EN AUMENTO
Monero es una criptomoneda muy volátil. En enero, una unidad valía casi 500 dólares, hoy están en unos 48. Es descentralizada y garantiza el anonimato. Su principal característica es la garantía de total confidencialidad para las partes involucradas en las transacciones. Esta peculiaridad la ha convertido en la mejor opción para los secuestradores, en comparación, por ejemplo, con los más famosos y regulados bitcóins.

Si el secuestro es el más antiguo entre los métodos utilizados por los delincuentes para financiarse, las solicitudes de rescate en criptomonedas son algo nuevo. Ocurre para los robos de obras de arte y, desde hace algún tiempo, también para las personas. El primer episodio de este tipo sucedió en 2015, cuando un grupo de delincuentes raptó a un ciudadano canadiense en Costa Rica. El rescate solicitado fue de medio millón de dólares en bitcóins.

Un caso similar ocurrió poco después en Hong Kong. Y, en diciembre de 2017, un grupo criminal de Kiev secuestró al gerente ruso de Exmo, un exchange de bitcóin. El hombre fue liberado solo después de que sus familiares y colegas pagaran un millón de dólares en criptomonedas. En Ucrania, el bitcóin se utiliza masivamente. Este episodio es solo uno de los muchos que llevaron al país a convertirse en el ‘salvaje Oeste’ de las criptomonedas, un área gris entre legalidad y anarquía.

POR QUÉ LAS CRIPTOMONEDAS SON INTERESANTES PARA LOS SECUESTRADORES
La naturaleza anónima y no regulada de las criptomonedas ha captado la atención de grupos criminales organizados. Especialmente aquellos involucrados en el narcotráfico y lavado de dinero. O en chanchullos de cualquier tipo en la internet profunda. El de los secuestros, en cambio, es un terreno aún poco frecuentado, pero en rápido crecimiento.

En 2018, hubo, al menos, un secuestros de persona con solicitudes de rescate en criptomonedas en todo el mundo. Es lo que surge de un informe publicado el verano pasado por la consultora londinense Control Risks, especializada en seguridad privada e internacional.

La mayoría de estos casos presentan similitudes. Los secuestradores suelen utilizar información disponible públicamente para encontrar a sus objetivos. Son personas con grandes fortunas en criptomonedas. Sin embargo, también ha habido episodios en países donde la identificación de objetivos y el modus operandi han sido menos sofisticados. Este es el caso, por ejemplo, del secuestro de un niño de 13 años en un parque infantil en Mpumalanga, Sudáfrica, ocurrido el 20 de mayo de 2018.

El flagelo de los secuestros en muchos países fue derrotado gracias al bloqueo automático de los bienes de las familias afectadas. Ante la imposibilidad de pagar, el secuestro dejó de ser una actividad criminal rentable. Sin embargo, el hecho de que las criptomonedas no estén reguladas y que los organismos encargados de hacer cumplir la ley no puedan trazar fácilmente las transacciones, identificar y bloquear los capitales, ha abierto nuevas posibilidades para los secuestradores.

UN ‘NEGOCIO’ ARRIESGADO

Dicho esto, tampoco es todo tan fantástico para los criminales. Muchos de los secuestros se producen en países o áreas de países donde el acceso a internet es limitado o incluso inexistente. Y donde los niveles de criptoalfabetización siguen siendo bajos. Los secuestradores, por tanto, a menudo no saben cómo manejar estos valores. Y se enfrentan al problema de cómo cobrar su rescate. Además, el valor de las criptomonedas es muy volátil y lo que hoy parece mucho dinero, mañana puede ser muy poco.

Finalmente, no es raro que sufran el robo de sus carteras digitales por otros ciberdelincuentes. En enero de 2018, algunos hackers robaron más de 530 millones de dólares del exchange de criptomonedas con sede en Tokio Coincheck Inc. Probablemente fue el mayor robo desde el lanzamiento de bitcóin en 2009. Pero ha habido muchos más de estos episodios. Incluyendo la muerte del fundador de la mayor red de intercambio de criptomonedas de Canadá, QuadrigaCX. Con su fallecimiento desaparecieron también las claves privadas para acceder al dinero de los usuarios.

Los secuestradores no superarán estos problemas hasta que el uso de las criptomonedas se vuelva más común. Sin embargo, en ese momento estas divisas probablemente estarán fuertemente reguladas, y habrán perdido su naturaleza anónima y su interés a los ojos de los criminales.

Tampoco los secuestradores noruegos pensaron en todo. No tuvieron en cuenta, de hecho, que la suma solicitada de nueve millones es equivalente a aproximadamente el 10% de todo el mercado mundial de Monero. Una moneda todavía relativamente poco común. Un detalle que podría facilitar la identificación de los responsables, a pesar de la extrema privacidad garantizada a los usuarios de esta criptomoneda. De momento, sin embargo, todavía no hay noticias de la señora Hagen.

Fuente: https://www.nobbot.com/futuro/rescates-criptomonedas/

CryptoNews – Todo lo que usted quiere saber sobre las criptomonedas en un solo lugar

Bitcoin y petróleo: ¿Comparables? ¿Incompatibles como el agua y el aceite?

Por Moris Beracha.-

Artículo publicado en: http://www.petroguia.com

Las inversiones en bitcoin y petróleo parecieran que son incompatibles y hay quienes afirman que no son comparables. Al menos así las enfrentan algunos analistas financieros, quienes alegan que una cosa es colocar un capital en una moneda electrónica, que no tiene algo físico que lo represente, y otra muy distinta optar por un commodity a través de la compra a futuro de una factura de crudo o productos refinados, que si bien termina siendo también un negocio electrónico, al menos se le puede tener como referencia en algo físico como es una medida de volumen como es el barril.

Entre las diferencias que se señalan en cada caso está que “un minero de bitcoin” cobra tarifas de transacción por el trabajo de confirmación que completa mientras que un inversionista en petróleo no tiene ese control directo sobre el producto.
A las distinciones también se suma que más recientemente el dinero captado en bitcoin en algunos casos tiene ejemplos de utilizarse para proyectos de energías limpias, en planes para reducir las emisiones de dióxido de carbono y gases contaminantes, pero nunca en exploraciones y explotaciones de hidrocarburos.

Sin embargo, las transacciones con bitcoin están generando un repunte de la demanda energética al punto se les considera entre los diferentes factores –insistimos en que no es el único- que por el lado de la oferta ha presionando al alza los precios del petróleo durante el último año. Vale recordar que el petróleo todavía predomina como la principal fuente energética y si bien hay esfuerzos por impulsar otras energías, los pronósticos todavía le dan un predominio para los próximos 20 o 30 años y la única fuente que por el momento pareciera que pudiera quitarle ese primer lugar es su hermano el gas natural.

Entre julio de 2017 y el mismo mes de 2018, la cotización del crudo de referencia internacional ha repuntado entre 50% y 60% para colocarse sobre los 70 dólares por barril mientras que el bitcoin, durante el mismo período, saltó de 2.500 a más de 15.000 dólares, aunque tuvo un revés pero está en julio sobre los 6.000 dólares. En cuanto a la demanda mundial de petróleo apunta a promediar en 2018 –de acuerdo a los pronósticos- un crecimiento que bien podría ser de r millones de barriles para colocarse en cerca de los 100 millones de barriles diarios.

Hay quienes se han atrevido a señalar –o mejor dicho a comparar- las transacciones de bitcoin, que son intangibles, con la extracción de crudo de un yacimiento, dándose la relación de que un bitcoin equivaldría a 20 barriles de petróleo; e incluso indicar que la moneda electrónica podría llegar a ser valorada por encima de 100 barriles de crudo.

En números contantes y sonantes, se señala que cada diez minutos se “extraen” –es decir se transan- 12,5 bitcoins por una valor de 85.000 dólares en todo el mundo y los costos administrativos de cada transacción se aproximan a cerca de 1.000 dólares. Saquemos la cuenta si tomamos como cierta la cifra de que todos los días se realizan 200.000 transacciones con monedas electrónicas en todo el mundo.

Para leer el artículo completo entra AQUÍ

Si quieres saber más de Criptomonedas: https://crypto-news.blog/