Colombia: ya puedes pagar Netflix, Falabella, Jumbo y otras 60 tiendas mediante Bitcoin

La vida de los bitcoiners colombianos puede ser más sencilla ahora gracias a que Bitrefill trabaja con 50 nuevas tiendas. Esta plataforma, creada en 2015, permite adquirir tarjetas prepagas de diversos comercios y servicios a cambio de Bitcoin y otras criptomonedas.

«Hemos agregado las marcas más populares a nivel nacional y ahora aquellos que deseen usar Bitcoin para comprar cosas en la vida real tienen una gran variedad de opciones», aseguró Bitrefill en un comunicado.

Algunas de las recientes incorporaciones de Bitrefill en Colombia son McDonald’s, Netflix, Pizza Hut, Xbox, Pizzería Aurelio, Spotify, Librería Nacional, Rappi, Falabella, Jumbo, Alkosto, Procampeones, Estación de Juegos y Domicilios.com.

Ahora se puede pagar con bitcoin, entre otros rubros, en supermercados, tiendas de comercio electrónico, moda, entretenimiento, comida a domicilio, restaurantes y videojuegos.

Bitrefill acumula así un total de 66 tarjetas disponibles para Colombia. Estas pueden adquirirse con Bitcoin (incluso a través de la red Lightning), Litecoin, Ethereum, Dash y Dogecoin.

Bitrefill provee privacidad a las compras con bitcoin

Justificaron las incorporaciones al mencionar que «una de las mayores barreras para vivir con criptomonedas en Colombia es la molestia de convertir Bitcoin a pesos». A esto se le agrega que «Colombia tiene un número limitado de exchanges de Bitcoin y vender en los mercados P2P puede ser arriesgado y estresante». Señalaron, además, que los exchanges «espían y tienen información personal» de sus usuarios.

Sobre esto último, es destacable que Bitrefill no exige a sus usuarios crear una cuenta, aunque lo brinda como una opción y siempre, al hacer un pago, solicita una dirección de correo electrónico.

La ventaja de registrarse es poder mantener un saldo en la plataforma sin necesidad de pagar las comisiones de transacción ni esperar la confirmación del pago. Aun así, es necesario tener en cuenta los riesgos que implica tener el dinero en custodia por parte de un tercero.

Para Bitrefill, según indican en su sitio web, registrarse «es una excelente opción para los clientes recurrentes que desean ahorrar en comisiones al realizar compras frecuentes».

En caso de querer registrarse, basta con el correo electrónico y una contraseña. Bitrefill no ha implementado políticas KYC («conozca a su cliente», por sus siglas en inglés), por lo que no es necesario dar el nombre, ni ningún otro dato personal.

Bitrefill y recompensas en bitcoin
Utilizar Bitrefill, en Colombia o en cualquier parte del mundo, es también un modo de acumular Bitcoin. Esto es así debido a su programa de recompensas que fue oportunamente anunciado por CriptoNoticias.

Con cada compra realizada, el usuario ganará un mínimo del 1% del precio total de la compra en satoshis, es decir, en la sub unidad de medida de Bitcoin, denominada así en honor a su creador, Satoshi Nakamoto. Las recompensas pueden acumularse y utilizarse en futuras compras.

Colombia, un país privilegiado para usar Bitrefill en Latinoamérica
Además, de Colombia, Bitrefill tiene productos y servicios disponibles en casi todos los países. En algunos como, por ejemplo, la India, puede incluso pagarse el alquiler de una vivienda con estas tarjetas. También pueden usarse para cargar el saldo de teléfonos móviles con más de 600 operadoras en 150 países.

«En Latinoamérica esto va un poco más lento porque las GiftCards no son muy aceptadas», había dicho a finales de julio Mauro Peretti, jefe de marketing de la compañía. En esa ocasión también mencionó a Brasil y Colombia como las dos excepciones a la regla, por ser países en los que Bitrefill ofrece una amplia variedad de posibilidades.

Fuente: https://www.criptonoticias.com/comunidad/adopcion/colombia-puedes-pagar-netflix-falabella-jumbo-tiendas-bitcoin/

www.crypto-news.blog

Bitcoin y las criptomonedas no son una cobertura para la inflación

Más que una cobertura contra la inflación, las criptomonedas son una alternativa al sistema dominante en su totalidad.

El presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Jerome Powell, anunció recientemente que la Reserva Federal cambiará ahora su enfoque de la inflación como objetivo para cerrar “los déficits de desempleo”. La Reserva Federal, en esencia, está duplicando las mismas políticas inflacionarias con las que experimentó durante la crisis financiera mundial de 2008.

Hablando en Jackson Hole recientemente, Powell dijo que la Reserva Federal no aumentará las tasas en el futuro cercano. También dijo que la Reserva Federal toleraría una mayor inflación, apartándose de la norma histórica de un objetivo de inflación del 2%. Este dinero barato y la política de buscar una inflación más alta llevan la flexibilización cuantitativa a un nivel completamente nuevo.

Un estudio de la Reserva Federal sobre las prácticas del Banco del Japón durante su crisis económica de 2013 advirtió que las metas de inflación más altas podrían dar lugar a “un interminable acomodo monetario, incluso cuando la actividad económica real es fuerte o cuando se acumulan los riesgos para la estabilidad financiera”. El Banco del Japón había introducido en marzo de 2013 una flexibilización monetaria cuantitativa y cualitativa para estimular la economía japonesa y aumentar la tasa de inflación.

Tras el discurso de Powell en Jackson Hole, el valor del dólar cayó frente al euro, mientras que el oro se recuperó hasta sus máximos de 1950. Mientras tanto, Bitcoin (BTC) se ha estabilizado; Ether (ETH) se ha estabilizado; y las acciones han vuelto a subir. Sin embargo, la Reserva Federal no podrá invertir el curso de su nueva política tan fácilmente.

A medida que los gobiernos impriman cantidades infinitas de dinero a través de rescates y expansiones cuantitativas, la inflación probablemente hará que los precios de los commodities suban. Claramente, el sistema fiat es imperfecto. Los medios de comunicación cripto utilizan la amenaza de la inflación para proclamar los beneficios de las criptomonedas. En un contexto de reducción del producto interior bruto, desaceleración económica, rescates del gobierno y estímulos fiscales, Bitcoin y las criptomonedas han sido promocionadas como una cobertura resistente a la inflación. ¿La proclama? Deberías comprar Bitcoin porque las criptomonedas sirven como cobertura para el quebrado sistema fiat.

Bitcoin, sin embargo, sigue siendo una tecnología naciente. En tiempos de incertidumbre económica, los inversores todavía prefieren acudir al oro y a las acciones como activos seguros. En el caso del oro, según los datos de Morningstar, el índice de oro S&P GSCI ganó un 7,2% en los últimos tres meses de 2018, mientras que el mercado de valores cayó casi un 14%. Incluso durante el más reciente mercado bajista, cuando las acciones cayeron en un 33%, el índice de oro disminuyó sólo un 2%. El precio del oro se disparó en los siguientes meses hasta alcanzar niveles récord. La volatilidad del oro, sin embargo, puede ir en ambos sentidos. Casi un tercio de los gestores de fondos encuestados en la encuesta del Bank of America Global Fund Manager de agosto de 2020 declararon que creían que el oro estaba sobrevalorado.

Desde el presidente de Fidelity solicitando un nuevo fondo de inversión en Bitcoin hasta el multimillonario el gestor de Bitcoin y criptoactivos Grayscale informando de sus mayores entradas trimestrales de casi 1.000 millones de dólares, la demanda institucional de Bitcoin ha ido aumentando en medio de la pandemia del COVID-19. Esta atención institucional muestra la seriedad con la que los principales actores han estado considerando a Bitcoin como un activo invertible.

El dinero institucional, sin embargo, sólo está empezando a entrar en el ecosistema de la cripto, por lo que el mercado es todavía relativamente inmaduro y fragmentado. Las criptomonedas necesitan más tiempo para crecer antes de que se consideren ampliamente un activo seguro.

Los inversores hoy en día utilizan Bitcoin como resguardo de valor porque piensan que los precios se incrementarán en comparación con el dinero fiat. Estén advertidos: Esta no debería ser la única intención de invertir en el mercado de las criptomonedas. Si la gente está invirtiendo en este espacio porque el sistema financiero se está colapsando, entonces veremos un aumento de precios poco saludable seguido de un colapso en el índice cripto.

En tal escenario, los inversores acudirán en masa a la industria no por la tecnología en las criptomonedas o por la naturaleza deflacionaria de Bitcoin, sino por el miedo a quedarse por fuera de la tendencia. Los que sufren de FOMO creen que como todos los demás están invirtiendo, ellos también deberían hacerlo. Vimos que esto sucedía durante la ICO-manía de 2017, cuando los inversores querían principalmente hacer dinero – y no invertir en una tecnología innovadora.

Los inversores y los entusiastas de las criptomonedas a menudo hablan de las criptomonedas en relación con el dinero fiat, pero no era la intención de las criptomonedas estar correlacionadas de tal manera. La intención era crear una alternativa al dinero fiat.

No queremos que el mercado cripto crezca porque el sistema monetario tradicional haya fallado. Queremos ver crecer este mercado porque los inversores demandan elección y libertad financiera.

Fuente: https://es.cointelegraph.com/news/bitcoin-and-cryptocurrency-are-no-hedge-for-inflation

www.crypto-news.blog

Bitcoin llegaría al medio millón de dólares, según los gemelos Winklevoss

Tyler y Cameron Winklevoss, conocidos emprendedores del mercado de las criptomonedas creen que la crisis ecónomica de Estados Unidos podría llevar el precio de bitcoin a USD 500.000 en la próxima década.

En un artículo publicado el jueves pasado en el blog de Winklevoss Capital, los emprendedores afirman que aunque el oro, el dólar y el petróleo han sido fuertes históricamente, en la actualidad tienen «problemas fundamentales». El argumento central de su artículo es que bitcoin es la única protección a largo plazo contra la inflación.

En momentos de expansión económica, señalan los autores, cuando es prudente combinar una política de ahorros con un gasto público moderado y emisiones de dinero muy controladas, el gobierno estadounidense aplicó las políticas opuestas.

Con base en datos de la Oficina Nacional de Investigación Económica, la publicación destaca que la recesión de finales de 2007 terminó en julio de 2009 y que, a partir de entonces, la Tesorería ha ejecutado presupuestos con déficit, lo cual duplicó la deuda a USD 22 billones a inicios de este año.

Ahora, con la crisis desencadenada por Covid-19, y según las proyecciones de la Oficina de Presupuesto del Congreso, los Estados Unidos tendrán un déficit de USD 3,7 billones en 2020 y de USD 2,1 billones en 2021, lo cual llevará la deuda a un gran total de USD 29 billones para septiembre de 2021.

El crecimiento de la masa monetaria en circulación se aprecia en el siguiente gráfico, expresada en miles de millones de dólares. Como se constata, 2020 se inició en las cercanías de USD 16 billones y para el 3 de agosto había superado los USD 18 billones, lo que representa un 12% de incremento.

El documento resalta que cuando se examina la hoja de balance de la reserva federal, se constata que este año se añadieron USD 344.000 millones en títulos asociados a deudas hipotecarias junto a USD 820.000 millones de títulos a largo plazo.

Del incremento de USD 3 billones, se imprimieron USD 1,1 billones. Para poner esto en perspectiva, la Fed imprimió en los últimos seis meses dos tercios de lo que imprimió en los últimos 11 años.

En el gráfico anterior, se nota una subida abrupta en 2008 en la hoja de balance de la Fed de 2008, aunque es sustancialmente inferior en magnitud a la ocurrida en el año 2020.

Desde 2009 a 2019, la relación entre la deuda y el producto territorial bruto (GDP) creció de 83% a 106%, producto de la crisis provocada por el Covid-19, dice el documento. «Esta relación llegará a 135% en septiembre de este año, y habrá crecido este año más de lo que lo hizo en la última década».

Dificultades con el oro y el petróleo

Las políticas monetarias y fiscales no solo debilitan al dólar, también el petróleo y el oro presentan dificultades, según el documento. En el caso del petróleo la oferta supera ampliamente a la demanda, mientras que la disminución del consumo en el mundo, por la crisis generada por el Covid-19, creó recientemente «un shock en la demanda». Este provocó la caída de los precios de los contratos de futuros del petróleo a valores negativos, en abril pasado.

Además, como se demostró en la reciente crisis, el almacenamiento del petróleo es «inelástico», dicen los autores. Un factor que contribuyó al desplome reciente de los precios fue la incapacidad de almacenar más petróleo pues había llegado a tope el espacio de almacenamiento, debido a la baja en el consumo.

Respecto al oro, activo de refugio por excelencia, en el documento se adelanta una hipótesis que podría atentar contra la escasez del oro. Se trata, aunque parezca un tema de ciencia ficción, de la posibilidad de comenzar con iniciativas de minería de asteroides.

A pesar de que el oro sigue siendo escaso o «precioso» en el planeta Tierra, lo mismo no puede decirse de nuestra galaxia. Los científicos creen que los asteroides contienen una plétora de metales, incluyendo oro, y han compilado una base de datos de 600.000 asteroides y sus respectivas composiciones.

Hay condiciones objetivas para pensar en un desarrollo de la minería en el espacio a mediano plazo, argumentan los Winklevoss, por todos los avances que ya están en desarrollo, y los viajes propuestos por Elon Musk. También mencionan los planes de la NASA para explorar el satélite Psyche en 2022, así como la legislación ya vigente que concede a las compañías de minería espacial la propiedad de los materiales obtenidos.

Otro punto importante respecto al oro es la dificultad para transportarlo, especialmente en las condiciones impuestas por la pandemia.

Las ventajas de bitcoin

«Bitcoin no es solo un bien escaso, es el único bien conocido en el universo que tiene un suministro determinístico y fijo» señala el artículo. Esto significa que bitcoin no está sujeto a «shocks de demanda» como ha sucedido con el petróleo o puede suceder con el oro. Mientras bitcoin exhibe otras ventajas importantes como facilidad de portabilidad y una seguridad robusta, «es mejor como oro que el oro», señala el documento.

En una comparación detallada entre el oro y bitcoin, se destacan en el documento la portabilidad, la divisibilidad los medios de almacenamiento y la escasez, entre otras. Bitcoin es divisible hasta una cienmillonésima, mientras que la menor expresión del oro comercial es una onza troy.

El resguardo de bitcoin es por software, mediante el almacenamiento de las llaves privadas en una cartera, mientras que el oro requiere costosas cajas fuertes no muy fáciles de transportar.

Desde su introducción, bitcoin ha avanzado rápidamente hacia los dominios del oro, dicen los autores y predicen que si su trayectoria continúa como hasta ahora, un escenario alcista refleja que bitcoin está subvalorado por un factor de 45, dicen los hermanos Winklevoss.

Con esta estimación, el precio de bitcoin se coloca aproximadamente en el medio millón de dólares. Citando la reciente inversión de MicroStrategy, de USD 250 millones en bitcoin como reserva de tesorería, los autores sugieren que si se reemplazara por bitcoin un 10% de los 11,7 billones de dólares en moneda fíat que los bancos centrales tienen en reservas, la principal criptomoneda tendría un precio cercano a los USD 600.000.

Fuente: https://www.criptonoticias.com/mercados/bitcoin-llegaria-medio-millon-dolares-segun-gemelos-winklevoss/

www.crypto-news.blog

Uno de cada cinco estadounidenses opera con criptomonedas

La encuesta fue realizada por empresa analítica Coinflip a más de mil personas.

Un relevamiento realizado por la firma Coinflip en Estados Unidos a 1.005 personas, concluyó en que un 18,4% del total compraron alguna vez criptomonedas. Sin embargo, el estudio también arrojó que cuatro de cada cinco personas está familiarizada con los activos digitales, aunque la gran mayoría sólo conoce a Bitcoin (BTC).

El análisis de la empresa analítica también sugiere una importante diferencia regional en la potencia occidental. Casi el 50% de los encuestados del sur de Estados Unidos aseguró que prefieren realizar operaciones de dinero utilizando criptomonedas, mientras que el sector del norte presenta un porcentaje mucho menor.

Daniel Polotsky, cofundador y CEO de CoinFlip, remarcó que el estudio también dejó en evidencia que muchas de las personas que recurren al mercado emergente son excluidas del sistema bancario tradicional, ya que no pueden enfrentar sus altas cargas tributarias o tarifas de transacción.

“Hay mucho sensacionalismo en torno a las criptomonedas, pero la verdad es que están ganando popularidad entre los estadounidenses que buscan servicios financieros alternativos y convenientes”, señaló Polotski.
Tras once años de la creación de Bitcoin (BTC), el 81% de los encuestados están familiarizados con las criptomonedas, aunque el 55% sólo conoce la principal criptomoneda, por lo que la consciencia sobre altcoins aún tiene mucho camino por delante.

Según el documento presentado por la firma, un 14,5% de las personas estudiadas se consideran usuarios “incondicionales” del mercado cripto, y conocen al menos tres activos distintos a BTC.

Por otra parte, el análisis también arroja resultados desalentadores para los bancos tradicionales. Sólo el 43% de los encuestados dijo que “confía” en el sistema bancario tradicional. Asimismo, las tarjetas de crédito o débito tienen una posición preponderante como el principal método de pago, aunque las plataformas como PayPal o Apple Pay son cada vez más populares.

Fuente: https://www.cripto247.com/comunidad-cripto/uno-de-cada-cinco-estadounidenses-opera-con-criptomonedas-194097

Moris Beracha – CryptoNews

Repuntan búsquedas en Google de las palabras bitcoin, criptomonedas, Ethereum, y DeFi

Las búsquedas en Google para las palabras «bitcoin», «criptomonedas», «Ethereum», «DeFi» y «altcoins» registran un repunte importante desde finales del mes de julio. Según la escala del sitio web Google Trends, la popularidad de estas palabras tiene un promedio de 70 puntos.

El motor de búsquedas utiliza una escala de interés a lo largo del tiempo que va del 0 al 100, en donde 0 refleja que no hubo datos suficientes y 100 la máxima popularidad de un término. De acuerdo a estos parámetros, el término «bitcoin» en lo que va de 2020 se ha mantenido en un rango que ronda los 75 puntos.

De la misma forma, al revisar lo que ocurre con frases vinculadas con los 5 términos anteriores, como «comprar bitcoin», «comprar criptomonedas», «comprar altcoins», «comprar Ethereum» y «comprar DeFi», la mayor popularidad es para la compra de bitcoin (57 puntos), y los países donde más se utiliza son latinoamericanos.

Esta frase, que parece reforzar el dominio de bitcoin, pudiera indicar una mayor disposición a adoptar la criptomoneda pionera en América Latina. Es así como, según Google, los 10 primeros países donde la búsqueda del término «comprar bitcoin» tiene un puntaje de 100 son de esta región.

Se trata de Cuba, Panamá, El Salvador, República Dominicana, Paraguay, Bolivia, Guatemala, Honduras, Costa Rica y Puerto Rico.

Aumento de búsquedas coincide con alza en los precios de Bitcoin
Al observar los gráficos de Google Trends es notorio que el aumento significativo de búsquedas de «bitcoin» y términos relacionados coincide con la recuperación del precio de BTC. A lo largo de este último mes, bitcoin ha sobrepasado la barrera de los 9.000 dólares en la que se mantuvo por varios meses y ha llegado a superar los USD 11.000.

En este mismo período el puntaje de búsquedas en Google llegó a 78 puntos. Para el lapso presente se ubica en 66. Los cinco países donde se observa el mayor interés por bitcoin fueron Nigeria, Austria, Sudáfrica, Suiza y Ghana.

Previo a ello, a lo largo de este año el término «bitcoin» alcanzó el máximo de popularidad en dos ocasiones. La primera fue entre el 8 y 14 de marzo. Esta es la fecha en la que ocurrió uno hitos importantes en la historia de la criptomoneda: el desplome de los precios del 11 de marzo derivado de la expansión del coronavirus en el mundo.

Un nuevo lapso de máxima popularidad para el término se presenta entre el 10 y 16 de mayo. Es el momento del tercer halving de Bitcoin o reducción a la mitad de la recompensa de los mineros ocurrido el 11 de mayo.

Vale señalar que en el ámbito hispanoamericano en este 2020 han destacado las búsquedas de la palabra «bitcoin» en Venezuela, España, Brasil, Colombia y Argentina.

«Criptomonedas» y «altcoins» ganan popularidad
Aunque por lo general la palabra bitcoin es uno de los términos más buscados, los niveles de popularidad de términos como «criptomonedas» y «altcoins» también están en auge.

En los primeros meses de 2020 la palabra «criptomonedas» llegó a un puntaje promedio de 75 en Google. Este rango alcanza el máximo de popularidad la semana del 15 de agosto. Se trata de un avance que se puede vincular igualmente con las alzas en el precio de BTC.

Lo mismo pasa con las «altcoins», cuyos precios comenzaron a crecer entre mayo y julio, deslindándose del estancamiento del valor de BTC en ese lapso. En este periodo el término alcanzó un puntaje de 100 en Google. Desde julio las búsquedas crecen y para esta fecha registra una popularidad de 92.

No obstante, al ver los tres términos de forma comparativa (bitcoin, criptomonedas y altcoins) se notan diferencias sustanciales, pues las palabras criptomonedas y altcoins registran menos búsquedas que bitcoin.

«Ethereum» y «DeFi» en avance desde julio
Al revisar el puntaje de otros términos durante 2020, como «Ethereum» y «DeFi» (finanzas descentralizadas), las cifras son parecidas a las de palabras como bitcoin, criptomonedas y altcoins. El promedio para Ethereum es de 50 y el de DeFi es de 75 puntos.

Curiosamente, las búsquedas para DeFi superan los 50 puntos desde 2016, pero llegaron al tope de la popularidad en Google Trends en marzo de 2020 y repuntan desde julio. Algo que parece coincidir con el auge de proyectos e informaciones ligadas a este tipo de plataformas durante este año.

En términos de países, «Ethereum» es más buscado en Nigeria, Macedonia del Norte, Kosovo, Eslovenia, Filipinas. A nivel latinoamericano es popular en Colombia, Venezuela y Panamá.

El aumento de búsquedas para «Ethereum» desde mediados de julio pudiera estar vinculado con el alza de las comisiones en la red, debido a la creciente actividad de las plataformas para finanzas descentralizadas. El precio del ether (ETH) también ha estado subiendo desde julio pasado.

El término DeFi es más popular en países como Mauricio, Burkina Faso, Mali, Madagascar y Francia. En Latinoamérica lo buscan más en Chile, Argentina, México, Perú y Colombia.

Fuente: https://www.criptonoticias.com/comunidad/repuntan-busquedas-google-palabras-bitcoin-criptomonedas-ethereum-defi/

Moris Beracha – CryptoNews

Cuatro mitos sobre el uso de bitcoin en el mercado

A medida que ha aumentado el uso de bitcoin (BTC) y otras criptomonedas, se han armado a su alrededor una serie de falsas creencias sobre su funcionamiento en el mercado. Estos mitos pueden inducir a acercarse o alejarse de las criptomonedas por razones equivocadas.

Con este artículo, CriptoNoticias busca exponer la verdad o falsedad que se encuentra detrás de algunos de los siguientes supuestos.

Bitcoin no sirve como resguardo de valor

En un debate reciente, varios economistas argentinos cuestionaron la posibilidad de que bitcoin sirva realmente como resguardo de valor. Dijeron sobre ello que la criptomoneda funciona como un activo especulativo que solo “a veces” sirve para resguardar valor.

Como principal causa de este supuesto, se refirieron a la volatilidad de las criptomonedas. Y es que, vista desde una perspectiva de corto plazo, las constantes alzas y bajas de precio hacen ver que no es posible el resguardo de valor. Sin embargo, cuando se observa esta situación a más largo plazo es notorio el funcionamiento de bitcoin como refugio de valor.

Una revisión del precio de bitcoin a lo largo de su historia da cuenta de su revalorización a lo largo del tiempo. El historial de las cotizaciones de BTC está disponible desde agosto de 2010, en los gráficos del sitio BuyBitcoinWorldwide. Allí se observa como para 2010, bitcoin se cotizaba solo en 0,5 céntimos de dólar.

La evolución del precio sigue en forma creciente a lo largo de los años. Para febrero de 2011, el precio de 1 BTC por primera vez supera 1 dólar. Luego, la criptomoneda finalizó el año 2012 con superando los 13 dólares. Para el 2013, 1 BTC ya superaba los 100 dólares. La escalada sigue en avance los siguientes años hasta llegar al máximo histórico de casi USD 20.000 en 2017.

Aunque después de esta gran alza el precio de bitcoin cayó fuertemente en 2018, su precio siguió siendo significativo en comparación con su cotización inicial. Para esta fecha, agosto de 2020, BTC se cotiza en unos 11.900 dólares. Este precio comparado con los 0,5 céntimos de dólar en 2010 representa una gran revalorización.

No puede decirse lo mismo de la mayoría de las monedas fíat, sometidas a constantes devaluaciones. El dólar, por ejemplo, ha perdido más de 90% de su valor desde 1913.

La tendencia a la devaluación se ha acentuado en este 2020 debido a la crisis generada por el coronavirus. De acuerdo al reciente informe de Goldman Sachs, el cuarto banco más importante de Estados Unidos, el dólar norteamericano podría estar en un peligroso camino a perder su puesto como la moneda dominante en los mercados mundiales.

Mientras tanto, contrario a lo que se pone en duda, bitcoin ha preservado su valor en más de 10 años de existencia. En este periodo el precio se ha incrementado en más de 20.000%.

Bitcoin tiende a una espiral deflacionaria
Este mito está relacionado con la forma como se ha manejado la economía durante años: con inflación. El concepto de inflación hace referencia al aumento generalizado de precios de bienes y servicios, como resultado de la pérdida de poder adquisitivo de una moneda o, en pocas palabras, de su devaluación.

Es difícil para muchos imaginar un mundo sin inflación porque estamos acostumbrados a ella. Se ha convertido en tradición el hecho de que los gobiernos emitan monedas que al poco tiempo se deben gastar o invertir en otro bien para que no pierdan su valor.

La impresión desmedida de dinero por parte de bancos centrales suele ser una de las causas de inflación. Una experiencia que se está repitiendo en la actualidad, dado que la respuesta de los gobiernos a la crisis generada por la pandemia de coronavirus ha impulsado la emisión de más dinero.

Pero el funcionamiento de Bitcoin es diferente. Al ser un bien escaso, con solo 21 millones de monedas por existir, que entran en circulación a un ritmo predeterminado, la criptomoneda tiene una tendencia desinflacionaria hasta que se terminen de emitir todas las monedas.

Esta tendencia que busca evitar la inflación se refuerza con reducción de la recompensa de los mineros (halving). Esto significa, en otras palabras, que la inyección de nuevas monedas a la economía decae a la mitad cada cuatro años. Inició en 50 BTC cada 10 minutos y va por 6,25 BTC en el mismo intervalo de tiempo.

Se espera así que mientras menos criptomonedas haya, aumente la demanda y el precio. Tal hecho puede generar, con el tiempo, que existan más usuarios con intención de comprar y vender, pero pocas monedas con las cuales comerciar. También se prevé que las personas reserven más la criptomoneda por su apreciación.

Ante este escenario, a muchos economistas keynesianos les preocupa que la criptomoneda genere una deflación económica. Se refieren con ello a la posibilidad de que se produzca una disminución en la oferta de dinero o sustitutos del dinero. Este fenómeno monetario a veces provoca una disminución de los precios.

Los keynesianos piensan que el activo digital puede conducir a lo que llaman una «espiral de la muerte deflacionaria» (espiral de acaparamiento de moneda). Argumentan que es muy negativo para la economía que la gente atesore una moneda, porque sin un incentivo para gastar la economía iría hacia el caos, con menos puestos de trabajo y una baja en la oferta de productos y servicios.

Desde el punto de vista macroeconómico, se cree entonces que habría una oferta sin demanda. En épocas de recesión ha sido así porque la gente no ha tenido dinero para gastar; en el caso de Bitcoin ocurre porque la gente prefiere atesorarlo.

Sobre este planteamiento, los economistas de la Escuela Austríaca sostienen que, aunque se produzca una deflación, la gente aún necesitaría gastar dinero para satisfacer sus necesidades diarias. Consideran que una moneda que genere deflación probablemente encontraría un punto de estabilización constante con el tiempo.

A diferencia de la propuesta de prosperidad económica keynesiana, cuyo fundamento es endeudarse e hipotecar el futuro en favor del presente, en una economía basada en dinero fuerte el fundamento de la prosperidad y de la creación de valor es ahorrar y mantener el poder adquisitivo, algo imposible en estos tiempos con monedas inflacionarias.

En este sentido, se pueden contrarrestar los supuestos keynesianos al recordar las posibilidades de la tecnología de Bitcoin, diseñada para alcanzar un precio tope y estabilizarse.

Se prevé que, con el avance de la adopción, el volumen de transacciones aumente lo suficiente como para mantener el equilibrio del precio. Esto no impedirá que bitcoin cumpla sus ciclos de variación de precios en períodos cortos, tal como sucede actualmente.

También se espera que con la adopción se produzca una mayor descentralización de la criptomoneda entre distintos poseedores, algo que ya está ocurriendo. Los recientes estudios indican que está en marcha una transferencia gradual de las criptomonedas disponibles hacia los usuarios más pequeños, a medida que aumentan los pequeños hodlers. Es previsible que cada vez más personas posean aunque sea una pequeña cantidad de bitcoins.

Los comercios no pueden aceptar BTC por la volatilidad
Se piensa que las constantes alzas y bajas del precio de bitcoin impiden su uso como medio de pago, lo cual no es cierto considerando que unos 19.612 negocios aceptan la criptomoneda. Se trata de una cifra aún baja, pero indicadora de que la criptomoneda es válida como forma de pago.

Por lo general, los gastos operativos de los comercios son calculados en dólares o en otra moneda fíat. La estimación en esa moneda se mantiene incluso si el negocio acepta bitcoin u otras criptomonedas como vía de pago. A pesar de ello la volatilidad de la criptomoneda no impide su uso en la cancelación de bienes y servicios.

Si los gastos operativos de un comerciante se realizaran en bitcoins el tipo de cambio sería irrelevante. Como esto no es posible hasta el momento, lo que hacen muchos comerciantes que aceptan BTC es modificar los precios regularmente de acuerdo últimas tasas de cambio de mercado, reflejadas en las plataformas de intercambio. Así actualizan automáticamente los precios en sus sitios web, adaptando el precio a la cantidad de satoshis (fracciones mínimas de bitcoin).

Una de las modalidades más utilizadas por los negocios para aceptar bitcoin son los procesadores de pago o puntos de venta (PoS), aplicaciones creadas no solo para reducir el tiempo de espera que se debe cumplir para confirmar una transacción, sino también con la finalidad de disminuir la incidencia de la volatilidad de las criptomonedas.

En la actualidad existen diversos servicios que ofrecen dispositivos móviles o aplicaciones para facilitar a los comercios la adopción de criptomonedas. Algunos se asemejan a los tradicionales pasatarjetas o terminales de PoS. Muchos de ellos ofrecen el cambio directo a moneda fíat, para que los comerciantes no deban preocuparse por la volatilidad.

Se espera que a medida que aumente la adopción de bitcoin, los precios de la criptomoneda se estabilicen. Por ello es posible que la volatilidad futura disminuya, en proporción al aumento del tamaño y la profundidad del mercado.

Hay un precio único de bitcoin

Cuando alguien pregunta por el precio de Bitcoin posiblemente piense en una cifra determinada. Aun así, la respuesta real a esta interrogante debería ser: depende. Esto es válido en los mercados de cualquier tipo de activo. No existe un único precio para el petróleo, por ejemplo, sino que varía dependiendo del mercado.

Lo mismo ocurre con bitcoin. Por tanto, una casa de cambio local en una parte del mundo puede ofrecer un precio diferente al que indica otra plataforma en otro sitio o país.

Las variaciones suelen ser mayormente de unos puntos porcentuales entre sí, por razones relacionadas con la dinámica de la oferta y la demanda local. La cantidad de usuarios de cada casa de cambio y su liquidez son otros factores que influyen en el precio. Usualmente las plataformas con menos liquidez tienen precios más desfavorables.

El precio de bitcoin tampoco es único tampoco en el tiempo. Va cambiando constantemente. La variedad en la cotización se presenta igualmente entre monedas. El valor de BTC cambia en su paridad contra cualquier otra moneda o activo, además del dólar. Varía con respecto a pesos, yuanes, y oro, entre otros.

Como resultado, las diferencias de precio pueden conducir al arbitraje, una práctica común en el trading de criptomonedas que consiste en realizar operaciones de compra y venta de un activo con el fin de beneficiarse de la diferencia de precios que estos tengan en los mercados. Esto permite obtener beneficios de las diferencias de precio en diferentes mercados.

Fuente: https://www.criptonoticias.com/mercados/cuatro-mitos-uso-bitcoin-mercado/