Bill Gates también señala los peligros del Bitcoin y las criptomonedas

El Bitcoin y en general las criptomonedas se están abriendo camino en estos primeros años del siglo XXI como nuevo instrumento económico aunque son tema de debate sus fortalezas y debilidades. Para sus propagandistas, es una forma segura de hacer transacciones con el añadido de que al menos de momento escapan al control de un ‘sistema económico’ que, sin embargo, empieza ya a incorporarlo de algún modo. Para sus críticos se trata de un activo muy volátil que precisamente por esa misma falta de control, no ofrece seguridad alguna. Además se está produciendo un fenómeno de inversión en criptomonedas en estos inicios de su mercado que recuerda al fenómeno producido por las acciones de Wall Street en vísperas del crack de 1929.

Ahora, a los críticos no a la criptomoneda en sí, sino a su concepción y manejo en este caso, se ha sumado Bill Gates. El cofundador de Microsoft y, entre otras cosas, presidente del fondo de inversión Breakthrough Energy Ventures, ha declarado recientemente en una charla en la red social Clubhouse que el bitcoin, la criptomoneda más importante, no es bueno para el plantea porque consume mucha energía en su creación y transacciones: “El bitcoin utiliza más electricidad por transacción que cualquier otro método conocido por la humanidad, por lo que no es algo que respete el medio ambiente”.

Gates se refiere que a que la creación y manejo de la criptomoneda se hace construyendo enlaces en un código blockchain cada vez más largo. Blockchain se refiere al registro colectivo que almacena las transacciones de criptodivisas. Este registro y la verificación de transacciones (la ‘minería’ de bitcoins) consume grandes cantidades de energía, dado que se realiza a través de un software que verifica transacciones, a través de cálculos tan complicados que requieren gran potencia de procesamiento y materiales como tarjetas gráficas de alta gama (de las que incluso hay escasez dado que casi toda la producción se dedica a esta actividad). Los cálculos suelen realizarse mediante ordenadores interconectados, ya sea mediante procesos en segundo plano (se trata de un sistema P2P) o bien en instalaciones especificas (‘granjas’ de bitcoins) como las que existen en Irán, según su propio gobierno y requieren una gran cantidad de energía, tanto para el funcionamiento de los ordenadores como para su refrigeración.

Según estudios de la Universidad de Cambridge, la minería de bitcoin utiliza más energía cada año (130,00 terawatios hora) que todo Argentina (125,03). También más que los Países Bajos Países Bajos (108,8 TWh) y los Emiratos Árabes Unidos (113,20 TWh). Los defensores del Bitcoin afirma que pese a todo, eso sólo es el 2,3% de las consumo, y por tanto emisiones de efecto invernadero, de la tecnología digital.

Gates, que también ve posibilidades de desarrollo y uso en el concepto de criptomoneda o criptoservicios, cree que el coste es excesivo para el beneficio: “Yo he elegido no invertir en bitcoin. Compro vacunas contra la malaria. Compro vacunas contra el sarampión. Invierto en empresas que fabrican productos”.

Fuente: https://www.marca.com/tiramillas/actualidad/2021/03/06/60437b95e2704e9a8f8b45ae.html

Cómo es que a Bill Gates no se le acaba nunca la imaginación

Por Moris Beracha.-

Artículo publicado en: http://www.alnavio.com

Bill Gates manifiesta preocupación por el hecho de que 2.200 millones de personas en el mundo afrontan problemas de escasez o falta de suministro de agua corriente; y ya empieza a hablar de la revolución de los inodoros o las pocetas.

El fundador de Microsoft, Bill Gates, aprovechó su intervención en Beijing, en el marco de una exposición sobre cómo la tecnología marca la innovación en los cuartos de baño y sanitarios, para exponer su proyecto de fabricar inodoros que no requieren agua y al mismo tiempo son capaces de procesar los desechos mediante la utilización de nanofibras, que no sólo permiten la conversión de las heces en material orgánico sino que incluso actúan para evitar los malos olores.

Hasta el momento este invento forma parte de un proyecto de la Fundación Bill y Melinda Gates, cuyo precio de 500 dólares lo hace inviable. Pero el solo hecho de que se pretenda la masificación puede llevar a que muchas empresas se sumen a esta iniciativa y se puedan abaratar los costos, establecer una producción de escala y cumplir el deseo del empresario de que estas pocetas sean instaladas en escuelas y hogares de ciudades y países pobres o en vías de desarrollo, que en la actualidad no cuentan con ductos de aguas.

El deseo del empresario es que estas pocetas sean instaladas en escuelas y hogares de ciudades y países pobres o en vías de desarrollo, que en la actualidad no cuentan con ductos de aguas

El aspecto que más nos llama la atención de este proyecto de Bill Gates es que su mente no se queda sólo en el mero avance tecnológico para facilitar las comunicaciones, como cabría esperar de quien marcó un punto de inflexión con Microsoft, sino que su preocupación por el mundo en el que vive lo lleva a mirar cosas tan cotidianas en cualquier ser humano como ir al baño.

Vale aclarar que la frase “la revolución de los inodoros” no es una invención periodística utilizada o publicada por los medios de comunicación, sino que fue el mismísimo presidente de China, Xi Jinping, quien calificó el invento de revolucionario. Y es certero el uso de esa palabra porque, de lograrse la masificación, hay que ver lo que esto implicaría como política pública en el ámbito de la salud, el ahorro que podrían registrar los gobiernos en la construcción de ductos y tuberías de aguas blancas y negras, y las mejoras sanitarias que podría percibir la población mundial.

En definitiva, vemos cómo la tecnología es capaz de impactar favorablemente aspectos que considerábamos resueltos y que siempre se puede lograr una mejora en la calidad de vida de las personas.

Si quieres saber más de Criptomonedas: https://crypto-news.blog/

¿En qué lugar del mundo hay más multimillonarios por metro cuadrado?

Por Moris Beracha.-

La tierra de los hombres ricos tiene nombre: Silicon Valley, esa zona al sur de la bahía de San Francisco, en California (EEUU), donde se establecieron las principales empresas y emprendimientos tecnológicos del mundo, y donde en la actualidad tienen residencia los principales billonarios del mundo.

El más reciente reporte de la firma de consultoría Wealth-X revela que en el planeta hay 143 billonarios que han hecho fortuna gracias al negocio de la tecnología. Más de la mitad -74 para ser más exactos- escogieron Silicon Valley (California, EEUU)como el lugar para vivir y parte de su actividad comercial la canalizan desde la ciudad de San José. Comúnmente son conocidos como los millonarios de la bahía.

Esa cifra sólo es superada por Nueva York, donde esta consultora contabiliza 103 billonarios, y Hong Kong con 93, mientras que Moscú y Londres se colocan por debajo de Silicon Valley con 69 y 62 empresarios con activos que suman billones de dólares, según indica el estudio.

En otro reporte similar, el que elabora la revista Forbes tomando a los residentes de esta zona, los dos primeros lugares los ocupan Jeff Bezos y Bill Gates, los fundadores de Amazon y Microsoft, con fortunas que han sido contabilizadas en 112.000 millones de dólares (112 billones en inglés) y 90.000 millones de dólares, respectivamente.

Luego esta Mike Zuckerberg –el creador de la red social Facebook– con 71.000 millones de dólares y para muchas publicaciones el principal billonario de Silicon Valley porque los otros dos pasan más tiempo fuera de esta zona. Le siguen Larry Ellison, de Oracle, y Dustin Mosovitz, uno de los impulsores de la aplicación WhatsApp, con sendos patrimonios sobre los 50.000 millones de dólares.

Fuera de los primeros lugares pero en posiciones destacadas están Sergey Brin y Larry Page, cofundadores de Google, con sumas que superan en cada caso los 47.000 millones de dólares.

Vale mencionar que todos estos empresarios tienen viviendas en diferentes partes del mundo y más de uno quizás diga que no es residente de Silicon Valley sino que forma parte de eso que denominan ciudadanos del mundo, por la cantidad de viajes que deben realizar vinculados a los negocios, labores filantrópicas y aficiones recreativas.

Otro personaje de esta localidad es la viuda de Steve JobsLauren Powell-Jobs, considerada la mujer más rica de Silicon Valley con una fortuna cercana a los 20.000 millones de dólares. Ella se ha dado a la tarea de impulsar la organización Emerson Collective, que se encarga de promover mejoras en la educación, medio ambiente, reforma migratoria e iniciativas de justicia social.

Lo cierto es que cada día tenemos más billonarios. La tecnología está marcando la forma de hacer e incrementar la fortuna, los ricos de las industrias persisten pero ya no son la parte dominante como se dio desde la segunda mitad del siglo XIX y prácticamente todo el siglo XX.

Retomando el reporte Wealth-X, principalmente en lo que compete a las conclusiones, encontramos que uno de los aspectos que destacan es cómo este año se dio un crecimiento de 15% en el número de billonarios. “Ahora hay más multimillonarios globales que nunca, impulsados ​​por un sector de tecnología vibrante”, destaca el informe.

Artículo publicado en http://www.Alnavio.com

Te invito a visitar mi página web: www.morisberacha.com