Estos son los últimos días para los criminales de criptomonedas, ojalá y tengan un lindo viaje

Nadie que crea en las criptomonedas quiere un sector que sea vea comprometido por la criminalidad o por un escaso compromiso con la seguridad.

El reciente arresto de John McAfee en España culmina unas semanas donde las fuentes de noticias del mundo de las criptomonedas han estado repletas con noticias de acciones de cumplimento de la ley, prohibiciones, más arrestos y el hackeo de un exchange.

Las noticias del espacio cripto no se veían así desde hace un tiempo. El terreno de las criptomonedas pudo haber sido arruinado alguna vez por estafas de salida y vaqueros, pero el panorama cripto posterior a BlockFi y Grayscale es una animal completamente distinto.

¿Sugiere la reciente avalancha de historias relacionadas con crímenes y procedimientos judiciales que el sector está experimentado una limpieza para un futuro más brillante? ¿Los reguladores apenas se están poniendo al día? ¿O sugiere que, por mucho que madure, el olor a dinero en la esfera cripto siempre resultará tentador para los actores malintencionados?

Regresan las prohibiciones, los hackeos, los arrestos y las acciones de cumplimiento de la ley

Tras un año de deliberaciones, la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido determinó que los productos derivados de las criptomonedas eran “inadecuados para los consumidores minoristas debido al daño que suponen”. La venta de derivados de criptomonedas y notas negociadas en bolsa, o ETN, a inversores minoristas en o desde el Reino Unido estará prohibida a partir de principios del año que viene.

El anuncio se dio a cononcer el martes, el mismo día que McAfee fue detenido en un aeropuerto español. Ahora espera ser deportado a los Estados Unidos para enfrentar cargos que conllevan una sentencia de 30 años de prisión.

Hace sólo unos días, la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos (CFTC) presentó una demanda civil en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York contra BitMEX y sus propietarios. Alegando que la plataforma de comercio no registrada infringía una serie de regulaciones de la CFTC, incluido el incumplimiento de los procesos contra el lavado de dinero.

El Departamento de Justicia está persiguiendo al CEO de BitMEX, Arthur Hayes, así como a los cofundadores Ben Delo y Samuel Reed.

En el comunicado del órgano regulador, su presidente Heath Tarbert advirtió a la industria:

“Para que Estados Unidos sea un líder mundial en este espacio, es imperativo que erradiquemos la actividad ilegal como la que se alega en este caso. Los nuevos e innovadores productos financieros sólo pueden prosperar si hay integridad en el mercado. No podemos permitir que los malos actores que infringen las leyes obtengan una ventaja sobre los exchanges que hacen lo correcto al cumplir con nuestras leyes”.
La Comisión de Valores y Bolsa finalmente prevaleció en su batalla judicial con la plataforma canadiense de mensajería, Kik. El órgano regulador presentó una demanda contra la empresa por la venta de 100 millones de su token en 2017, argumentando que dicha venta violaba las leyes de valores. El 30 de septiembre, un juez estuvo de acuerdo. Las dos partes tienen hasta el 20 de octubre para proponer una sentencia.

La noticia del hackeo del exchange singapurense KuCoin a finales de septiembre, por un valor de USD 200 millones, puso fin al ciclo de noticias del tercer trimestre. Las fallas de seguridad de los exchanges no han sido tan prominentes este año como las de año pasado, cuando ocurrieron 12 hackeos importantes, con un valor aproximado de USD 300 millones en activos digitales robados.

2019, de hecho, fue el peor año hasta ahora en lo que se refiere a violaciones de seguridad, iniciado por la violación del 14 de enero de Cryptopia. En 2018 ocurrieron nueve. Estos nefastos eventos han dejado de ser una característica destacada en las noticias relacionadas con las criptomonedas en 2020, presumiblemente porque los exchanges con menor seguridad ya fueron hackeados hasta más no poder y las prácticas de seguridad están mejorando ampliamente.

¿Reminiscencia de 2017 y 2018?

La información del espacio cripto del final del trimestre financiero tienden a estar ancladas alrededor de los resultados trimestrales de Grayscale, la actividad del precio de Bitcoin (BTC) y, este año, el impulso de las finanzas descentralizadas. Dejando a un lado el aprovechamiento de un protocolo y los tokens con nombres de comida, DeFi está creciendo a una velocidad vertiginosa y promete marcar el comienzo de uno de los casos de uso más urgente de las criptomonedas: bancarizar a los no bancarizados.

(De hecho, el ritmo de crecimiento de DeFi es en parte producto de niveles significativos de innovación que se han manifestado en los nombres y las prácticas que empujan a los protocolos).

Este ciclo de noticias ha sido una reminiscencia del 2017 y 2018, cuando las estafadoras ofertas iniciales de monedas dejaron cicatrices en los mercados y el crimen con criptomonedas se consideró casi una concesión necesaria en nombre de la madurez final.

¿Se están poniendo al día los reguladores?

Ha pasado mucho tiempo desde que las criptomonedas fueron golpeadas por noticias de acciones legales, prohibiciones y hackeo de exchanges. Tal vez lo que estamos viendo es la aplicación de la ley y las agencias reguladoras llevando a la era ICO a su último aliento.

El final de la novela legal en torno a la venta del token Kik de Kin llegó el mismo día que Salt Lending alcanzó un acuerdo con la SEC sobre su propia venta de USD 47 millones en 2017.

Detectan fondos en Bitcoin procedentes de un fraude en plan de apoyo comercial por COVID-19
Si finalmente se cierra el telón de la era de las ICO, es al menos un momento irónico que uno de sus defensores más escandalosos, John McAfee, enfrente cargos en el presente. McAfee es, por supuesto, inocente hasta que se demuestre lo contrario. Pero el destino de las ICO parece seguro ahora. La prueba de Howey puede estar desactualizada, pero es la ley.

La aparente proximidad del momento en que se desarrollan todas estas actividades puede indicar que existe una conspiración entre los organismos encargados de hacer cumplir la ley y los reguladores financieros para lavar la cara del espacio cripto con miras hacia un futuro más brillante o para tratar de arrebatar el control.

Los teóricos de la conspiración necesitan primero probar que las conspiraciones son posibles antes de probar que suceden. Una falla lógica en la creencia de las conspiraciones es que a menudo requieren capacidades que no existen. La incompetencia humana tiende a interponerse.

Aunque existe una inquietante sensación de coordinación en cuanto a la cantidad de cosas que alcanzaron un punto crítico de una sola vez, es más probable que los emprendimientos legales hayan llegado a sus conclusiones naturalmente, sin ningún esfuerzo por crear un sentimiento en el sector de que las autoridades se están acercando. Muchos de estos procedimientos e investigaciones estaban en curso desde hace varios meses.

¿Ya está despejado el camino?

Lo que los acontecimientos de las últimas semanas nos han enseñado es que las criptomonedas no puede existir de forma sostenible fuera del alcance de la ley. Nuestras leyes pueden ser anticuadas y rotas. Con el tiempo, cambiarán. Con el tiempo, las criptomonedas también cambiarán.

Bitfinex ofrece hasta 400 millones de dólares por información que conduzca al BTC robado en 2016
Aunque 2019 fue un año récord para los hackeos de exchanges, también pareció marcar el comienzo de un sentido de madurez, que se ha mantenido en gran medida durante 2020. DeFi puede ser inusual, pero parece haber aterrizado en una importante función para la tecnología Blockchain.

Con suerte, los reguladores están aceptando cómo funciona la industria y están poniendo fin a algunas de las nefastas actividades que aquejan al sector desde 2017.

Es posible que estemos viendo el último movimiento de la cola del viejo espacio cripto. Con suerte, la cola no meneará al perro.

De cualquier manera, estamos hablando de hackeos y crímenes otra vez. Todo se siente muy 2018.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son solo del autor y no necesariamente reflejan o representan los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Paul de Havilland es un fanático de la tecnología disruptiva y un activo inversor en startups. Tiene experiencia en la cobertura de clases de activos tanto tradicionales como emergentes y también escribe columnas sobre política y el sector del desarrollo. Sus pasiones incluyen el violín y la ópera.

Fuente: https://es.cointelegraph.com/news/these-are-the-end-days-for-crypto-criminals-and-good-riddance

CryptoNews – Todo lo que usted quiere saber sobre las criptomonedas en un solo lugar