¿Se convertirá el bitcoin en el “oro de los mileniales”?

Después de batir varios récords en las últimas semanas, el bitcoin está en camino de convertirse en el oro del futuro, dicen los expertos en inversiones. ¿Y qué sucederá con el metal precioso?

El 2020 fue un año exitoso para el bitcoin, la criptomoneda más grande del mundo. Su valor superó los 30.265 euros durante la primera semana del 2021, cuadruplicando su valor con respecto a 2020. En las últimas semanas, la compañía Grayscale Bitcoin Trust ganó más de 2.450 mil millones de euros, según una nota publicada este martes (05.01.2021) por el banco de inversión JPMorgan. Mientras tanto, el oro registró salidas por unos 7.000 millones de dólares.

“La competencia del bitcoin y el oro ya ha comenzado en nuestra mente”, escribieron los estrategas de JPMorgan.

“Considerando cuán grande es la inversión financiera en oro, el desplazamiento del oro como moneda ‘alternativa’ implica una gran ventaja para bitcoin a largo plazo”, dijeron.

Entonces, ¿Bitcoin es el nuevo oro? La respuesta es complicada, especialmente después de un repunte del oro a principios de esta semana. El valor de este metal precioso ascendió a más de 1.551 euros los 28 gramos este lunes (4.1.2021): el precio más alto en casi dos meses. Al mismo tiempo, la criptomoneda ha seguido fluctuando.

Bitcoin se acerca a la mayoría de edad

Para los fanáticos que invierten en oro, su atractivo es obvio. El uso del metal precioso en el mundo real es visible a nuestro alrededor en forma de monedas, joyas y otros artículos decorativos, y tiene una larga historia que lo respalda. Los escépticos hacia el bitcoin han señalado repetidamente la falta de valor inherente de la criptomoneda como una de sus mayores debilidades.

El oro es un activo versátil e invariable que muchos inversores consideran menos arriesgado que, por ejemplo, las acciones. El precio del bitcoin tendría que multiplicarse por cinco, a 119.000 euros por moneda, para igualar la valoración global de 469 mil millones de dólares de la riqueza privada de oro en barras de oro, monedas o fondos cotizados en bolsa, dijo JPMorgan.

Joseph Edwards, director de Investigación de Enigma Securities, cree que “los ‘millennials’ y la generación Z ven al bitcoin, ven que ha pasado una década, que se ha mantenido técnicamente, se ha recuperado de los golpes en el mercado y además están muy enamorados (de la criptomoneda)”.

Una encuesta de diciembre de la consultora financiera internacional deVere Group mostró que más de dos tercios de los clientes mileniales de la compañía preferían el bitcoin antes que el oro como activo seguro.

“El bitcoin podría ser destronada en una generación, ya que los mileniales y los inversores más jóvenes, los llamados ‘nativos digitales’, creen que compite mejor contra el oro como activo seguro”, escribió Nigel Green, director ejecutivo de deVere Group.

“No desaparecerá”

Si bien bitcoin siempre tuvo algunas de las propiedades del dinero, como ser portátil y divisible, ha llevado tiempo, dice Edwards, el demostrar su valía en otras áreas como la durabilidad “en términos de que la red es invulnerable a los ataques y, en un sentido más amplio, bitcoin simplemente no desaparecerá “, dijo.

El analista financiero en línea de ThinkMarketsz, Fawad Razaqzada, está de acuerdo con la caracterización del bitcoin como “el oro de los milenials”. “Bitcoin se está beneficiando de una ola constante de interés institucional”, agregó, “que está acelerando la aceptación generalizada”.

En 2020, la capacidad de comprar fracciones de una unidad completa de bitcoin abrió la criptomoneda a un público más amplio, y la empresa de servicios de pagos PayPal hizo posible que los titulares de cuentas completaran transacciones en línea con la criptomoneda.

El escepticismo sobre el futuro del bitcoin sigue estando muy patente. Edward Moya, analista de mercado senior del grupo comercial Oanda cree que “el oro podría experimentar un retroceso provisional, pero tendría un camino claro al alza durante el resto del año”. Razaqzada, por su parte, espera máximos históricos para la materia prima, lo que apunta a un “crecimiento continuo en la oferta de dinero barato del Banco Central”.

Muchos predicen que el precio del bitcoin se corregirá en los próximos meses, con inversores vendiendo mientras los precios siguen siendo altos. Además, Moya y otros analistas creen que será un año fuerte para el oro: “Es más, la demanda de joyería de oro podría repuntar a medida que la economía mundial se recupere, con el tiempo, de la pandemia”.

La clave es la liquidez

Está claro que el oro ha existido durante mucho tiempo como para desaparecer de pronto. “A pesar de los horrores del año pasado, la tendencia apunta hacia límites temporales y geográficos cada vez más pequeños en la práctica”, dijo Edwards. “Ya no vivimos en un mundo en el que nos sentimos cómodos sin tener liquidez; bitcoin es ahora el activo con más liquidez del planeta”.

Por esta razón, es probable que otras criptomonedas, como ethereum, también aumenten en popularidad y valor. Varios bancos centrales también están avanzando en el desarrollo de sus propias monedas digitales.

Fuente: https://www.dw.com/es/bitcoin-el-oro-de-los-milenials/a-56172864

CryptoNews – Todo lo que usted quiere saber sobre las criptomonedas en un solo lugar

Los argentinos se refugian en las criptomonedas ante la escasez de dólares y la debilidad del peso

El volumen de transacciones de intercambio con bitcoin se disparó en noviembre. El país sudamericano se perfila como uno de los adoptantes más importantes en la región

Marcados por décadas de inestabilidad financiera y crisis, por lo menos un millón de argentinos han adoptado criptomonedas como alternativa a su moneda nacional, como instrumento de inversión o para transferir fondos sin necesidad de un banco. Hoy, ante el éxito de las criptomonedas en los mercados globales, las implicaciones para la tercera economía más grande de América Latina pueden ser enormes. Y los riesgos, también.

Este mes, la criptomoneda más reconocida y mejor establecida en el mundo, bitcoin, rompió su récord histórico al cotizarse en más de 23.000 dólares, impulsada por la entrada de inversores institucionales como bancos globales y fondos de inversión. Las bajas tasas de interés impuestas en países desarrollados han abierto el apetito de inversores por otros activos más riesgosos y redituables, entre ellos, las criptomonedas.

En concreto, una criptomoneda es un activo digital que se puede intercambiar de manera segura a través de un lenguaje secreto o criptografía. Su existencia es posible gracias a una sofisticada tecnología digital llamada blockchain, que funciona como una especie de libro contable que registra cada transacción. Las criptomonedas no tienen un banco central que las emite o respalde. No tienen, siquiera, una clara autoridad o responsable.

Pero para los argentinos, las criptomonedas son más que la inversión de moda: son una alternativa a su moneda fíat, es decir la moneda emitida por su banco central, y tienen muchas razones para no confiar en ella. Han visto hiperinflación, deuda insostenible, dramáticas devaluaciones. Su historia financiera es una serie de decisiones fallidas de sus gobiernos, sin importar el partido político o posición en el espectro ideológico. La falta de confianza es tal que el Gobierno ha tenido que limitar la cantidad de dólares estadounidenses permitidos para ahorro personal y, cuando eso no fue suficiente, puso restricciones a la compra de divisas, el uso de tarjetas en el exterior y hasta operaciones cambiarias con bonos.

Comprar moneda extranjera para preservar el valor del dinero es algo que los argentinos siempre han hecho por la debilidad de su moneda, dice Lucas Llach, economista y autor de varios libros sobre la historia económica de su país, quien fue vicepresidente del Banco Central de 2015 a 2018 y del Banco de la Nación Argentina en 2019. Ante las restricciones, los argentinos están recurriendo a bitcoin, a otras criptomonedas y hasta a stablecoins — criptomonedas cuyo valor está atado a otros activos, como materias primas o metales preciosos, por ejemplo.

“Es una manera también de comprar algo que resguarda más el valor, con más riesgo”, dice Llach al teléfono desde Buenos Aires. “Lo que estoy ya dando por sentado aquí es que los argentinos, como tienen una moneda débil en general, buscan moneda fuerte. Y la pregunta es ¿por qué no el dólar y más criptomonedas? Bueno, creo que un factor es que en Argentina hoy yo no te puedo comprar un dólar a ti, así, legalmente, porque es una transacción cambiaria y eso tiene una ley especial que se llama Ley penal cambiaria y está muy castigado, mientras que sí te puedo comprar criptomonedas legalmente, es un activo digital. Es como si te comprara un par de zapatos”.

Energía creativa

Hay un segundo factor que pudiera explicar el atractivo de las criptomonedas en Argentina, apunta Llach: la comunidad de desarrolladores web, informáticos y empresarios en el espacio digital que han adoptado de manera muy temprana la banca digital. Empresas cuyo negocio está basado en la tecnología de la información o el comercio en línea como Mercado Libre, Globant y OLX nacieron de esta comunidad argentina y hoy son líderes a nivel mundial. ”Ha habido mucha energía creativa y ellos han sido como evangelizadores de la criptomoneda, me parece”, dice Llach.

La tecnología ha avanzado en los últimos años para permitir que empresas de servicios financieros digitales, conocida como la industria fintech, permita a las personas transferir dinero de manera electrónica sin que pase por un banco. Durante su vicepresidencia, cuenta Llach, el Banco Central facilitó una integración entre la banca convencional y las empresas fintech. “No digo que haya sido el factor decisivo, pero en estas cosas la experiencia del usuario siempre es relevante,” opina. En ese momento, el banco veía la interacción entre criptomonedas y moneda fíat “como oportunidad en ciertas dimensiones,” dice el experto. “Es cierto que algunas de las promesas de cripto no están del todo cumplidas, pero sobre todo lo veíamos como oportunidad en lo que es transferencias internacionales”.

Argentina se ubica en el puesto 28 de 142 países en el mundo en el más reciente índice global de adopción de criptomonedas elaborado por la firma Chainalysis, líder en información de este mercado. En América Latina, solo Brasil, Colombia y Perú le llevan delantera. El índice se basa en el volumen de transacciones hasta junio de este año, sin embargo, información del medio internacional especializado Coindesk apunta a que el volumen de transacciones de fíat a criptomonedas ha ido creciendo en Argentina de manera consistente desde el verano, tocando un volumen récord de 1,2 millones de dólares en noviembre.

“Muchas personas no pueden obtener cuentas bancarias, que es otro factor que impulsa la adopción de criptomonedas,” dice el reporte anual de Chainalysis, publicado en septiembre. “Sin un acceso bancario fácil, muchos jóvenes en América Latina recurren a las criptomonedas como un medio para almacenar valor”. La popularidad de stablecoins como la DAI, la cual está atada al precio del dólar estadounidense, apunta a la importancia de las monedas estables para los latinoamericanos que buscan proteger sus ahorros, agregó la firma.

Por su parte, Coindesk reportó este mes que uno de los intercambios de criptomonedas más grandes de Argentina, Ripio, empezó el año con 400.000 usuarios y lo cerrará con un millón. “Tiene mucho sentido que Argentina sea un país que esté adoptando las criptomonedas”, dice Emily Parker, autora y editora gerente de Coindesk. “Lo que hay que recordar sobre bitcoin, su belleza y su importancia, es que es una moneda que opera independientemente de los gobiernos y los bancos. Entonces, bitcoin es particularmente atractivo en países donde existe desconfianza en el sistema bancario o desconfianza en la política monetaria. Argentina, después de haber pasado una serie de crisis financieras, es una especie de buen candidato para bitcoin”.

En mayo, la Unidad de Información Financiera del gobierno argentino anunció que pediría información “ante el incremento de la operatoria con activos virtuales”, sin referirse directamente a bitcoin o a criptomonedas. “En los últimos tiempos se observa un incremento de las operaciones realizadas a través de activos virtuales. En este contexto, la UIF-Argentina advierte que dichas operaciones podrían estar siendo efectuadas por personas que pretenden soslayar los estándares internacionales y evitar el sistema preventivo de Lavado de Activos y Financiación del Terrorismo”, dice el comunicado.

Sin regulación

El gran riesgo cuando se trata de invertir en criptomonedas es la falta de regulación, dice desde Londres Teresa Walsh, directora global de inteligencia de FS-ISAC, organización global de intercambio de inteligencia cibernética centrada en servicios financieros. “Las instituciones financieras llevan años invirtiendo en ciberseguridad y resiliencia, en parte porque están fuertemente reguladas. Están obligados a invertir en ciberseguridad y tener planes en caso de ataques. En muchos países, los depósitos bancarios están asegurados por el gobierno. Esto significa que si un cliente pierde dinero, puede haber una forma de recuperarlo”.

“Sin embargo, con entidades no reguladas como los intercambios de criptomonedas, no es necesario invertir en ciberseguridad, tener planes de respuesta a incidentes o tener un seguro para proteger a los consumidores. Hemos visto ataques cibernéticos que han afectado a los intercambios de cripto, con pérdidas millonarias. En estos casos, los consumidores no tienen ningún recurso legal para intentar recuperar los fondos”, agrega Walsh.

La percepción de las criptomonedas ha cambiado de ser una moneda utilizada por el crimen organizado o los comercializadores de armas, a ser una opción de inversión legítima. “La explicación más simple, probablemente, es la aceptación por parte de inversores instituciones, algo que hemos visto mucho este año”, asegura Parker, de Coindesk. El cambio en la narrativa, por lo tanto, no refleja necesariamente que la seguridad de la inversión haya mejorado radicalmente.

Es precisamente en los mercados emergentes, como Argentina, en donde la regulación efectiva será más importante para proteger a los consumidores, opina Walsh. “Existe una oportunidad para que estos países innoven y desarrollen regulaciones y controles efectivos que sentarán las bases para la adopción responsable de sistemas de cifrado en todo el mundo”, dice la especialista.

Y a los inversores, Walsh ofrece un último consejo: “Las claves para los inversores de criptomonedas en donde quiera que estén son la educación y la investigación correspondiente. A diferencia de las instituciones financieras reguladas, es posible que nunca sepa quién es responsable de su dinero. Si invierte, considérelo una clase de activo de alto riesgo y sepa que cualquier pérdida derivada de un ciberataque probablemente sea permanente”.

Fuente: https://elpais.com/economia/2020-12-31/los-argentinos-se-refugian-en-las-criptomonedas-ante-la-escasez-de-dolares-y-la-debilidad-del-peso.html

CryptoNews – Todo lo que usted quiere saber sobre las criptomonedas en un solo lugar

Fondos pensionales: Ahorros usados antes del tiempo previsto

Por: Moris Beracha

Millones de ciudadanos latinoamericanos jamás llegaron a imaginar que los recursos aportados en los llamados “fondos pensionales”, tan de uso común en varios países de la región, iban a ser usados antes del tiempo previsto.

En virtud de que la capacidad económica de la población se ha visto fuertemente disminuida, y que el desempleo se ha instalado en un muy alto porcentaje de los hogares latinoamericanos, a las personas no les ha quedado más opción que recurrir a los recursos que, durante largos años, han invertido en los fondos de Prima Media o de Cuenta Individual.

Bajo el esquema de prima media, se aporta a un fondo sostenido por el gobierno en el que, luego del periodo establecido, se recibirá una pensión determinada de acuerdo con el promedio de remuneraciones recibidas.

Los de cuenta individual generalmente son administrados por empresas privadas, aunque otros pueden ser de composición mixta, y se depositan aportes que se acumulan mensualmente. Este dinero está sometido a la rentabilidad de carteras con inversiones de bajo o alto riesgo.

Para leer el artículo completo ingresa AQUÍ

www.crypto-news.blog