Adicción a las criptomonedas: cuando las inversiones se convierten en una obsesión

Como si los riesgos asociados a las criptomonedas no fueran suficientes, ahora se suman otros nuevos. Varias entidades de salud ya tratan la adicción al trading de activos digitales como Bitcoin, Ethereum, Ripple y Litecoin, como si se fueran formas de adicción al juego.

Los adictos al trading de criptomonedas muestran el mismo tipo de adicciones que los ludópatas. Si bien no hay cifras sobre la cantidad de personas adictas al comercio de criptomonedas, en este gran casino que abre las 24 horas del día, es fácil dejarse atrapar por un ciclo de especulaciones, ganancias y pérdidas.

Una adrenalina que se convierten en adicción

Su gran atractivo es que no están respaldadas por un banco central, se compran y venden como acciones y en cualquier momento, pueden triplicar su valor como cotizar diez veces por debajo de su valor. Ese inigualable sabor del peligro es lo que encuentran muchos apostadores en estas monedas digitales.

El problema es que esta adrenalina, como otras formas de juego, puede ser muy adictivo. Las señales para darse cuenta si en lugar de invertir dinero uno lo está apostando son claras.

Algunos de los síntomas que los usuarios de criptomonedas deben tener en cuenta lo que sugiere una adicción, son: sentir tensión muscular y ansiedad, verificar constantemente los precios en línea, incluso en medio de la noche, y pensar en el comercio de criptomonedas al hacer otras cosas.

Lo que engancha de las criptomonedas

“El day-trading es la compra y venta de acciones y otros instrumentos financieros dentro del mismo día. Los traders aprovechan los pequeños movimientos de precios y monitorean constantemente los cambios a través de Internet”, señalan desde BTR Consulting.

Hace algunos años, señala la consultora, el day-trading solo lo realizaban empresas financieras y expertos en inversiones. Pero ahora, este tipo de transacciones están abiertas a cualquier persona con conexión a Internet y un dispositivo móvil.

Otro tipo de cryptotrading adictivo es el Spread Betting. Esto es cuando alguien hace una apuesta en una acción, moneda u otro instrumento financiero, para que suba o baje. La diferencia con el day-trading es que no implica comprar una acción, sino simplemente apostar en qué dirección irá el precio.

“Muchos traders, algunas veces tienen suerte y ganan dinero. Aunque la mayoría de las veces, pierden bastante cantidad, pero continúan porque están en un círculo vicioso a la baja, haciendo lo que se llama revenge trading para tratar de recuperar sus pérdidas. Esta es una receta para un desastre total «, señala el equipo de BTR Consulting.

Por qué muchos se hacen adictos a las criptomonedas

Los mercados de criptomonedas son increíblemente volátiles, con miles de opciones diferentes para elegir. En cualquiera de esas monedas que brillan en la oscuridad se esconde la oportunidad de volverse millonario.

La tecnología permite a cualquier persona con un teléfono inteligente acceda instantáneamente a los mercados globales, donde los precios se actualizan en tiempo real. Observar las fluctuaciones de precios puede resultar atractivo y, en algunos casos, adictivo.

El mercado de criptomonedas fluctuante de alto riesgo atrae al jugador con compulsivo. Proporciona emoción y un escape de la realidad. Bitcoin, por ejemplo, se ha negociado mucho y se han obtenido enormes ganancias y pérdidas.

En YouTube y TikTok abundan las historias que documentan las enormes ganancias financieras que algunas personas afortunadas han obtenido con el comercio de criptomonedas. Sin embargo, las pérdidas rara vez se informan.

Fuente:https://www.lavanguardia.com/tecnologia/20211205/7911254/adiccion-criptomonedas-inversiones-convierten-obsesion-pmv.html

Advierten de una «epidemia moderna» de adicción a las criptomonedas

Cuando Matt Danzico empezó a ver los logotipos de las criptodivisas en los envases de los artículos del supermercado supo que tenía un problema. El hombre resultó envuelto en la locura mundial por el comercio de monedas digitales durante la pandemia, que rápidamente se convirtió en una obsesión.

«Tenía noches de insomnio en las que no paraba de dar vueltas en la cama, tratando de sacarme estos gráficos de la cabeza», reveló a AFP el diseñador y periodista visual estadounidense, que reside en la ciudad española de Barcelona. «Creía que estaba perdiendo la cabeza», agregó.

Criptomonedas como el bitcóin y el ethereum se hicieron populares por su volatilidad, y Danzico vio «años de dinero ganados y perdidos en muy poco tiempo». Detalló que sus emociones pasaron por una especie de montaña rusa, y no le ayudó el hecho de que estuviera especulando durante el cierre impuesto por la pandemia. Agregó que su mujer se dio cuenta de que se estaba poniendo ansioso y se la pasaba enfadado. No quiso especificar el daño que su afición causó a las finanzas de su familia, solo se limitó a señalar que para su cuenta bancaria fue «malo».

Ahora, meses después, el hombre dice sentirse aliviado de haber cortado su adicción de raíz con bastante rapidez. Pero a medida que las divisas digitales han pasado de ser un nicho de interés a uno más generalizado, afirma que en todo el mundo se están produciendo experiencias mucho más oscuras que la suya. «Estamos hablando de decenas de millones de personas que comercian con criptodivisas», dijo. «Si una pequeña fracción de esas personas se está enganchando, estamos hablando de una floreciente crisis potencial de salud mental a una escala que no creo que el mundo haya visto nunca», añadió.

«Una epidemia moderna»

Apuntó que no hace falta mirar más allá de Twitter, donde se congregan los entusiastas de las criptomonedas, para hacerse una idea de las consecuencias para la salud mental de la inestabilidad crónica de los tokens. Las publicaciones de «personas que hablan de una profunda depresión, pensamientos realmente extremos de aislamiento y suicidio» suelen acompañar a las caídas de valor, detalló.

El pasado septiembre, el relato de un checo sobre su desastroso intento de enriquecerse con criptomonedas –que asumió deudas crecientes mientras intentaba recuperar sus pérdidas– se hizo viral en la red social. El usuario, apodado ‘Jirka’ relató que, deprimido y sin hogar, estaba demasiado avergonzado para pedir ayuda. «Cuando llamé a mi madre le dije que todo estaba bien, que tenía un buen trabajo, un lugar donde dormir, etc. En realidad, me estaba muriendo de hambre», escribió.

Perturbado por su propia experiencia y por otras descritas en Internet, Danzico comenzó a investigar la criptoadicción y escribió sus conclusiones en un artículo para el sitio de noticias sobre criptomonedas Cointelegraph. Subrayó que solo encontró un estudio a pequeña escala sobre dicha adicción en Turquía, y unos pocos terapeutas que ofrecían ayuda profesional, desde Tailandia hasta EE.UU.

Los expertos consideran el fenómeno como una forma de adicción al juego, y señalan similitudes con los operadores de Wall Street cuyas inversiones se han descontrolado. Castle Craig, una clínica de rehabilitación escocesa, describe la criptoadicción como «una epidemia moderna» y detalla que el problema es más común en los varones, «pero esto podría deberse a que las mujeres comercian con criptodivisas menos que los hombres».

«Lo que podemos hacer es empezar a hablar de esto»

En opinión de Danzico, es «alarmante» que no exista una ayuda más especializada y parte del problema es que las personas no se dan cuenta de lo extendida que está la especulación con criptomonedas.

La plataforma de comercio Crypto.com estimó el pasado julio que 221 millones de personas operaban ya en todo el mundo. Esta cifra se ha duplicado en 6 meses, ya que millones de personas se iniciaron en ese mercado mientras estaban atrapadas en casa durante la pandemia.

Reveló que abandonó su propio hábito volcando su obsesión en la fotografía, utilizando un proyector de luz para superponer imágenes de logotipos y gráficos de criptografía en el mundo que le rodeaba. Encontrar una forma de expresar lo absorbente que se había vuelto el comercio «me permitió de alguna manera superarlo», explicó.

Actualmente, Danzico vende versiones digitales de las imágenes como NFT, por las que se le paga en ethereum. Admitió que sigue teniendo algunos criptoactivos y estima que las finanzas descentralizadas tienen un futuro brillante, pero cree que la sociedad se enfrenta a lo que considera «una enorme crisis de salud mental». «Hay niños que se hacen literalmente millonarios en el sótano de sus padres y luego lo pierden todo antes de subir a cenar», dijo. «Lo que podemos hacer es empezar a hablar de esto», concluyó.

Fuente: https://actualidad.rt.com/actualidad/409387-criptoadiccion-epidemia-oculta