Crypto crash: Esposa del creador de la criptomoneda LUNA busca protección policial

Mientras el fundador de TerraUST, Do Kwon, luchaba contra viento y marea para salvar la ‘stablecoin’ fallida, su esposa buscó protección policial cuando la criptomoneda pasó a valer un centavo de dólar, según informes.

El medio de comunicación surcoreano MoneyToday informó que una persona no identificada irrumpió en el edificio de apartamentos, tocó el timbre para preguntar por Kwon y luego abandonó las instalaciones cuando le respondieron que no estaba. Según los informes, la esposa le dijo a la policía que la ubicación de su residencia privada se hizo público después de que el proyecto LUNA comenzara a desmoronarse.

La esposa de Kwon ahora cuenta con seguridad policial después de que solicitó protección de emergencia, dijo a Forkast la policía del distrito Seongdong-gu de Seúl.

Estos acontecimientos se producen en medio de una crisis criptográfica y la sorprendente caída en el valor de LUNA, una criptomoneda que sirvió para apuntalar y mantener la paridad con el dólar de TerraUST.

Consecuencias del proyecto LUNA

Kwon, quien desarrolló una reputación por hacer caso omiso a las críticas y atacar a sus opositores, ahora es comparado con Elizabeth Holmes, quien fue declarada culpable de fraude por el engaño de Theranos. Algunos críticos indican este caso puede desencadenar demandas judiciales importantes e incluso procesos penales en torno al colapso de LUNA.

TerraUST fue diseñado para negociar en una protección de uno a uno con respecto al dólar, pero sin algún tipo de garantía real que deba respaldar su valor, como es el caso de Tether.

En su lugar, empleó un proceso algorítmico de creación y luego destrucción de su propio suministro de monedas digitales LUNA, que sirvió como una especie de amortiguador. Cuando el proyecto comenzó a fallar, aplicó un protocolo para estabilizarlo mediante la acuñación de más LUNA, lo que significa, inflación. El resto es historia.

Fuente:https://rpp.pe/tecnologia/mas-tecnologia/criptomonedas-esposa-del-creador-de-luna-busca-proteccion-policial-noticia-1405283

Las criptomonedas también chocan con la sostenibilidad del planeta

Uno de los aspectos más controvertidos en el ámbito las criptomonedas es el alto consumo de energía necesaria para su funcionamiento. De todas ellas, se estima que bitcóin es responsable de más de dos tercios del total. El consumo eléctrico derivado de «la minería» de bitcóin equivale al de Noruega y se debe a la enorme potencia computacional que requiere resolver un acertijo matemático (cuya complejidad va en aumento) por fuerza bruta: probando aleatoriamente combinaciones hasta encontrar la buscada antes que todos los demás «minadores» para conseguir una recompensa económica. Con el paso del tiempo se evidenciaron dos problemas que emanan de la propia concepción tecnológica subyacente a las criptomonedas: su escalabilidad y su sostenibilidad.

Para que una moneda digital creada adquiera un valor real, debe tener algo escaso por diseño. En el campo digital la escasez se traduce en que para «acuñar» dinero haya que resolver un rompecabezas numérico en un tiempo determinado, lo cual requiere un esfuerzo de procesamiento muy grande, y por lo tanto energía.El equivalente al oro son el tiempo de procesado y la electricidad.

Todo radica en la «prueba de trabajo» (PoW), algoritmo de consenso entre los participantes de esta red descentralizada. Gracias a él se validan las transacciones realizadas y se registran de forma segura e inmutable en la cadena de bloques sin usar intermediarios. De esto se encargan unos nodos especiales, denominados «mineros», que compiten por validar las transacciones y ser los primeros en grabarlas en un nuevo bloque para añadir a la cadena, obteniendo así una recompensa en criptomoneda. De este modo único se crean bitcoines, como recompensa al servicio de seguridad que dan a la red.

Los cálculos

Se puede estimar fácilmente el hashrate (unidad de medida de la potencia de procesado) total de la red, pero no ocurre lo mismo con las máquinas subyacentes y su respectivo uso de energía. Para el cálculo de un límite superior se aplica la teoría económica para mercados competitivos, asumiendo un comportamiento racional de los mineros. Según ella, ese valor sería el punto de equilibrio entre sus ingresos y los costes de electricidad, muy volátil puesto que sigue el precio de mercado de bitcoin. Estimaciones de la Universidad de Cambridge concluyen que el consumo eléctrico anual de la red de bitcoin es de 150 Twh (Teravatio hora).

Aparte, hay que tener en cuenta que los mineros se conectan o desconectan temporalmente para adaptarse a la demanda y a la rentabilidad. Si el precio de mercado de la criptomoneda se incrementa, atrae a un mayor número de mineros al juego, aumentando así la velocidad y la dificultad de la red. Otro aspecto clave para el análisis de la sostenibilidad es la procedencia de la energía que se utiliza. China concentra una buena parte de la «minería» de bitcoin, con el 65 % del hashrate mundial. Aunque el carbón sea la fuente principal de producción de energía eléctrica en el país, en determinadas provincias manda la generación hidroeléctrica, la que atrae importantes grupos de «criptominería». Pero lo importante no es cuánta energía utiliza bitcoin sino la utilidad obtenida a cambio. Si su utilidad fuera escasa, habría despilfarro. Sin embargo, millones de personas en el mundo creen en la utilidad actual y el potencial de futuro de la criptoeconomía y de la tecnología blockchain en general.

El equilibrio

Las reglas de esta nueva realidad financiera no son fáciles de entender y es necesario utilizar un recurso finito (energía) para dar la seguridad necesaria a la economía descentralizada. Con objeto de reducir el consumo de energía, surgieron alternativas al mecanismo de consenso PoW, algunas muy sólidas. Aparecieron algoritmos más eficientes, siendo el más destacado la Prueba de Participación o Proof-of-Stake (PoS), apuesta de la cadena de bloques de Ethereum (un sistema blockchain de código abierto descentralizado que incluye su propia criptomoneda). Se estima que, una vez que la red opere bajo PoS, el gasto eléctrico asociado al funcionamiento de blockchain podría reducirse aproximadamente en un 99,95 %. Por otro lado, recientemente se ha lanzado el Crypto Climate Accord (CCA), cuyo objetivo es conseguir que todas las cadenas de bloques del mundo funcionen en un cien por cien con energías renovables en el año 2025.

Fuente: https://www.lavozdegalicia.es/noticia/mercados/2022/05/15/criptomonedas-sostenibilidad/0003_202205SM15P4991.htm

Claves para entender la caída mundial del mercado de criptomonedas

La cotización, o el valor, de algunas criptomonedas se ha desplomado esta semana hasta en un 90% en el caso de algunas de las principales, haciendo que desaparezcan de golpe en el mercado 800 mil millones de dólares. El bitcoin ha pasado de cambiarse por encima de 65.000 euros en 2021 y los 27.000 euros a los que se cambia ahora.

Solo el jueves el bitcoin cayó más de un 11%. A la huida masiva de los inversores de activos que consideran con mayor riesgo, se les suman la incertidumbre por la guerra, la inflación y la subida de los tipos de interés.

Pero no son las únicas razones detrás de la caída de las criptomonedas, buena parte del pánico procede de Luna, la bitcoin que lleva días desplomándose después de que una de las criptomonedas principales a las que está ligada, perdiera a comienzos de semana la paridad con el dólar estadounidense, en la bolsa de EEUU. Pasó de valer 100 dólares a 1 centavo. Esto ha provocado que algunos inversores hayan perdido decenas de miles de dólares.

¿Qué son las criptomonedas?

Según explica el Banco Santander en su página web, «una criptomoneda es un activo digital que emplea un cifrado criptográfico para garantizar su titularidad y asegurar la integridad de las transacciones, y controlar la creación de unidades adicionales, es decir, evitar que alguien pueda hacer copias como haríamos, por ejemplo, con una foto».

El economista y profesor Carlos Rodríguez Braun ha recordado en Onda Cero que hay dos tipos de criptomonedas:

Las clásicas, en las que entrarían los bitcoin, que no garantizan su valor. Es decir, que funcionan como una divisa normal.

Las «estables», que garantizan su valor equiparándolo al dólar americano. Es decir, una criptomoneda vale un dólar (donde entran Terra y Luna). Y esto es lo que ha provocado la caída en pico del mercado, porque la cotización de Luna se situó a principios de semana por debajo del dólar, a 95 céntimos, y desató el pánico entre los inversores.

Además, aclaran que «estas monedas no existen de forma física: se almacenan en una cartera digital».

Las criptodivisas también tienen otras diferencias respecto a las monedas tradicionales:

No están reguladas ni controladas por ninguna institución.

No requieren de intermediaros en las transacciones porque «se usa una base de datos descentralizada, blockchain o registro contable compartido, para el control de estas transacciones».

¿Cómo funcionan las criptomonedas?

Cabe destacar que una vez que se realiza la transacción con las criptomonedas la operación no se puede cancelar debido a que el blockchain no permite borrar datos. Esto supone que para deshacer la venta o la compra, habría que realizar su operación al contrario.

¿Cómo se determina el valor de una criptomoneda?

El valor de las criptodivisas está relacionado con la oferta y la demanda. «Este valor se forma en ausencia de mecanismos eficaces que impidan su manipulación, como los presentes en los mercados regulados de valores».

¿Es seguro el mercado de las criptomonedas?

Por su parte, reguladores como el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) advirtieron de los riesgos de apostar por monedas digitales debido a que no cuentan con respaldo en caso de pérdidas. Según alertaban «existe un alto riesgo de pérdida o fraude» porque «fuertes revalorizaciones que reflejan patrones propios de burbujas especulativas, acompañadas de variaciones extremas en sus precios».

Ni tampoco están cubiertas por mecanismos de protección al cliente como el Fondo de Garantía de Depósitos o el Fondo de Garantía de Inversores, por lo que suma un mayor riesgo.

Sin embargo, el Banco de España ha establecido que aproximadamente un 10% de la población ha invertido en criptomonedas, aunque no hay mucho dinero.

¿Qué son los bitcoins?

Los bitcoins son las primeras criptomonedas que salieron al mercado en el año 2009. Fuero creadas por Satoshi Nakamoto, que se desconoce si es un a persona o un grupo, que también inventaron la tecnología blockchain, que ellos mismos inventaron.

Fuente: https://www.ondacero.es/noticias/economia/claves-entender-caida-mundial-mercado-criptomonedas_20220513627e2258657c6b0001fa15dd.html

El ‘hachazo fiscal’ de la India a las criptomonedas hunde un 70% el volumen de operaciones

El 1 de abril, entró en vigor en la India el impuesto del 30% sobre los ingresos procedentes de las criptomonedas y los NFT (token no fungibles). Mes y medio después, esta política fiscal ha provocado que el volumen de operaciones en las principales bolsas de criptodivisas del país asiático se desplome más de un 70%. Ahora, el Gobierno de la India se propone ampliar el coto a las monedas digitales con un impuesto del 28% sobre bienes y servicios.

En concreto, WazirX ha caído un 72%, ZebPay un 59%, CoinDCX un 52% y BitBns un 41%, según datos de CoinMarketCap y Nomics. El impacto de este gravamen también se está dejando sentir en forma de fuga de cerebros y una crisis de liquidez en todo el país, aseguran los expertos del sector a Forbes.

El impuesto sobre bienes y servicios es un gravamen indirecto reservado a bienes de lujo y otros artículos no considerados de primera necesidad, como los juegos de azar y la lotería. La idea es que dicho impuesto del 28% se sume al impuesto del 30% sobre los ingresos procedentes de las criptomonedas y los NFT, y sirva de revulsivo para aquellos interesados en invertir en estos activos digitales.

En un primer momento, muchos actores del sector vieron en la política fiscal del primer ministro indio Narendra Modi una forma de legitimar al fin las criptomonedas. Uno de ellos fue la plataforma de intercambio de divisas digitales Binance, que publicó en su cuenta de Twitter: «¡Las criptomonedas acaban de ser legales en la India! El gobierno indio ha despejado las confusiones en forma de una ley de impuestos sobre los criptoactivos». Otros, como Nischal Shetty, fundador y CEO de WazirX, optaron por la prudencia, señalando que, con este impuesto, el país asiático «está finalmente en el camino de la legitimación del sector de las criptomonedas». A lo que añadió que esperaba que la nueva política fiscal sirva para eliminar cualquier ambigüedad y desconfianza hacia estos activos digitales.

Sin embargo, el Gobierno de la India salió pronto a desmentir estos supuestos. La ministra de Finanzas del país asiático, Nirmala Sitharaman, declaró que la decisión del gobierno de gravar las monedas digitales no las legitima. Por su parte, el secretario de Finanzas, TV Somanathan, sentenció que ni bitcoin, ni Ethereum ni los NFTs se convertirán «nunca» en moneda de curso legal, mientras que el vicegobernador del Banco de la India, T. Rabi Sankar, advirtió que las criptomonedas «pueden ser incluso peores… que un esquema Ponzi», y concluyó que «prohibir las criptodivisas… es la opción más aconsejable para el país».

Fuente: https://www.eleconomista.es/mercados-cotizaciones/noticias/11763121/05/22/El-hachazo-fiscal-de-la-India-a-las-las-criptomonedas-hunde-un-70-el-volumen-de-operaciones.html

Un error de tipeo vuelve inaccesibles USD $36 millones en criptomonedas

“Errar es de humanos“, dice un refrán antiguo, lo que no advierte es que algunos pueden causar angustias millonarias.

Un desarrollador de criptomonedas tuvo un descuido colosal esta semana cuando envió por error varios millones de dólares en tokens a una dirección equivocada y a la que nadie tiene acceso. La desafortunada historia, que fue recogida por CoinDesk, le ocurrió al equipo del proyecto Juno en medio de un histórico ejercicio de gobernanza comunitaria.

Pero el relato va mucho más allá de un error que, casi por acto de magia, ha desaparecido más de 30 millones de dólares en un activo digital.

El asunto se remonta a una decisión sin precedentes que había tomado la comunidad de Juno, el proyecto de cadena de bloque basado en Cosmos (ATOM), para confiscar una gran suma de tokens JUNO, nativo del proyecto, a una ballena que había sido acusada de manipular un airdrop (programa de retribución gratuito de tokens) por un total de USD $120 millones.

Un caso único de gobernanza Blockchain
Todo empezó hace unos meses, en febrero, poco después del lanzamiento de la cadena de bloques Juno. Para atraer a los usuarios del ecosistema Cosmos a la nueva red, el equipo de Juno llevó a cabo un airdrop que repartiría 1 token JUNO entre cada billetera con 1 token ATOM apostado (en staking). Sin embargo, el programa parece no haber advertido que podrían haber ballenas, usuarios con un gran volumen de criptomonedas, con varias billeteras con ATOM apostado.

Si bien el airdrop se diseñó con un límite de 50.000 JUNO por billetera, eso no evitó que un sujeto llamado Takumi Asano, que tenía 50 billeteras con ATOM en staking, lograra reclamar una cantidad masiva correspondientes al 10% del suministro total de tokens JUNO.

Asano fue acusado poco después de haber maniobrado malintencionadamente para reclamar más tokens de los que permitía el airdrop. Temiendo el hecho de que un solo individuo tuviese acceso a tantos tokens, y por lo tanto pudiese manipular el mercado de JUNO, la comunidad introdujo una propuesta de gobernanza para revocar los tokens a Asano.

De hecho, no fue una sino varias propuestas las que plantearon el movimiento para sustraer los tokens del usuario, como señala CoinDesk en una serie de reportajes. Una de las propuestas alegaba que Asano representaba a un “grupo de inversión” en Japón llamado CCN y que por lo tanto no era elegible para el programa de airdrop.

Copia y pega: el error colosal

Palabras más, palabras menos, el día de la votación finalmente llegó el viernes pasado, después de varios meses en disputa, y la mayoría de la comunidad votó a favor de confiscar la totalidad de monedas de Asano, excepto por 50.000 tokens.

Como apunta CoinDesk, la decisión fue histórica, ya que se trata de la primera vez que un grupo de Blockchain vota para revocar las ganancias supuestamente mal habidas de un usuario; un caso que recuerda a lo sucedido en 2016 tras el ataque a DAO, en Ethereum.

Como resultado de la aprobación de más del 70% de los votantes, la propuesta implementaría una actualización automática en la cadena de bloques de Juno para mover los fondos revocados a un contrato inteligente controlado por la comunidad. La comunidad de Juno luego podría votar para decidir qué hacer con los tokens.

Pero de aquí en adelante las cosas no siguieron como se esperaba. Las cosas, que ya venían mal para el proyecto, se tornaron aún peor cuando el dinero se envió a la dirección equivocada.

En una serie de eventos desafortunados, el desarrollador a cargo del movimiento accidentalmente envió los tokens a una dirección alfanumérica que representaba el hash de la transacción, en lugar de la dirección de billetera correspondiente. Un desarrollador de Juno que habló con CoinDesk explicó que se debió a un error de copia y pega.

Como resultado, cuando se ejecutó el código esta semana, un error de programación terminó moviendo 3 millones de tokens JUNO, por valor de USD $36 millones, a una dirección errónea en la cadena de bloques donde nadie, ni Asano ni la comunidad, tiene acceso.

¡Gobernanza! La solución viene en camino

Si bien los programadores pudieron haber copiado una dirección equivocada, posteriormente los validadores ejecutaron la propuesta sin darse cuenta. “La cagamos a lo grande”, dijo Daniel Hwang, jefe de protocolos en stakefish, uno de los validadores de Juno, a CoinDesk, que resume que ninguno de los más de 120 validadores se percató del error.

“LOL“, comentó por su parte Asano, en respuesta a lo sucedido. Previamente, el inversor había dicho a ese medio de noticias que podría emprender acciones legales en contra de Juno y sus validadores si procedían a revocar sus fondos.

Sin embargo, parece que no todo está perdido, y aunque una millonada de tokens JUNO se ha enviado al vacío, posiblemente no terminen en el pozo de las fortunas en criptomonedas que hasta ahora se han perdido para siempre.

Como señala ese medio de noticias, la comunidad ahora está en busca de una solución para recuperar los fondos. A través de una propuesta de actualización con la mayoría de votos, la comunidad de Juno podría tomar acciones para “revertir” la transacción y enviar finalmente el dinero a la dirección correcta. La propuesta para esto parece estar en camino de ser aprobada, dice CoinDesk, y es difícil imaginar que los validadores, los desarrolladores y toda la comunidad no verifique tres veces el código esta vez.

Fuente: https://www.diariobitcoin.com/curiosidades/un-error-de-tipeo-vuelve-inaccesibles-usd-36-millones-en-cripto/

Un bot de Telegram permite enviar criptomonedas por esta plataforma

Desde Twitter, se dio a conocer que ahora será posible utilizar Telegram, la plataforma de mensajería instantánea que compite con WhatsApp, como una billetera de criptomonedas; esto gracias a un bot que se ha implementado, y que funciona con la blockchain de TON. A continuación, te contamos los detalles.

Aunque antes, vale señalar que TON es un proyecto de Telegram que estaba abandonado por las constantes limitaciones que colocaba la SEC. Sin embargo, poco después los entusiastas de las criptomonedas lanzaron una red bajo el mismo nombre, y basada en la misma tecnología.

Wallet de criptomonedas de Telegram

En la publicación oficial realizada por el perfil de TON, se explica que ahora podrá enviarse directamente la criptomoneda Toncoin en chats de Telegram. Se trata, de una herramienta que facilitará el pago entre usuarios, ya que, no poseerá tarifas elevadas, y los tiempos de transacción serán mínimos; tampoco se necesitará colocar una larga dirección o esperar confirmaciones.

Sin embargo, el bot de Telegram también destaca por permitir comprar o depositar criptomonedas como Bitcoin. Y esto, se puede efectuar por medio de tarjetas bancarías, exchanges o transferencias entre billeteras.

¿Cómo usarla?

Usar esta billetera de criptomonedas de Telegram es bastante fácil. Simplemente, se debe ingresar a la plataforma de mensajería, y ubicarse en la barra superior de búsqueda para luego escribir wallet.

Es importante asegurarse de que realmente la opción marcada posea el mismo nombre, de lo contrario, puede que se esté utilizando otro bot. Hecho esto, llegará un mensaje automático del bot, y pedirá que se escriba /start para iniciar (sin las comillas).

Luego pedirá que se realice una verificación del número de teléfono vinculado con la cuenta de Telegram; esto sirve para incrementar los niveles de seguridad de la billetera.

Luego, simplemente podrás escoger entre las opciones disponibles, las cuales son:

Depositar y retirar.

Compre criptomonedas con tarjeta bancaría.

Cambio (Exchange).

Ajustes.

Cheques.

Asistencia.

Mi monedero.

Para realizar un depósito y comenzar a utilizar la billetera de Telegram de criptomonedas, simplemente se debe escoger alguna de las primeras 3 opciones mencionadas en la lista superior. Luego, para tener las cryptos en Telegram, solo se tienen que enviar los fondos o tokens a la dirección solicitada, y listo.

«Este bot ha sido creado por la fundación TON, la cual no tiene relación con Telegram desde el año 2020».

Fuente: https://criptotendencia.com/2022/05/07/telegram-activa-su-billetera-de-criptomonedas-para-todos-por-medio-de-un-bot-2/