¿Qué son los activos digitales?

Un activo digital es “todo lo que existe en los datos binarios que es autónomo, identificable de forma única y tiene un valor o capacidad de uso”. El término se originó a mediados de los 90 y los activos digitales para la época eran elementos como videos, imágenes, audio y documentación.

Algunos expertos explican que “se les llama activos porque se dedica una cantidad significativa de tiempo y esfuerzo para crearlos y esta condición los hace un recurso de valor. Sin embargo, este valor es solo materializado si es accesible por los que pueden usarlo y cuando lo necesitan”.

Los avances tecnológicos le han dado al término una nueva vida y la tecnología blockchain ha permitido que se cubriera una gama más amplia de artículos. Muchos activos digitales tienen el potencial de perturbar industrias enteras e incluso el mercado global en el futuro. Hoy, inventos como las criptomonedas son parte de la revolución de los activos digitales.

Recordemos que una cadena de bloques (Blockchain) no es más que una red gigante de computadoras que verifica simultáneamente los datos en un libro de contabilidad digital. Además, se permite que los datos se almacenen, no se alteren y se verifiquen mediante código.

La transparencia de la tecnología blockchain permite a las personas, por primera vez en la historia, probar inequívocamente ciertos aspectos de un activo digital, como su propiedad, autenticidad, historial de transacciones y ubicación, sin la necesidad de involucrar a terceros.

Los activos digitales de blockchain utilizan reglas que están integradas en el código de la red y/o el token en sí. Especialistas en materia de criptomonedas opinan que el Bitcoin es el principal activo digital en el mundo y las demás criptomonedas pueden calificarse como aplicaciones.

Esta codificación fue la primera que intentó combinar la criptografía y la tecnología blockchain para crear un activo digital con éxito. En esencia, el documento técnico de Bitcoin fue el comienzo de la digitalización de la economía.

Al discutir el impacto de Bitcoin a nivel mundial, Marc Lowell Andreessen, el padre del navegador de Internet, dijo: “Todos miraremos hacia atrás en 20 años y concluiremos que Bitcoin fue una plataforma influyente para la innovación como Internet en sí misma”.

Inversionistas en criptomonedas aseguran que al comprar Bitcoin se está realizando una inversión segura, pero es necesario tener en cuenta que es una inversión a largo plazo y que, por supuesto, dependerá de la volatilidad de su precio de cotización.

“El Bitcoin es un activo digital y podemos compararlo con la compra de un terreno, es decir, el Bitcoin es un activo principal y la construcción de la casa o del edificio que se haga en ese terreno se convierten en algo secundario. Bitcoin es el activo digital más importante del mundo en la actualidad y el principal. Todo lo demás que haya nacido del Bitcoin, es decir, las otras, podemos calificarlas como aplicaciones que tienen su valor, pero siempre estarán soportadas por el activo principal que es el BTC”, asegura un inversionista, quien pidió mantener su nombre en reserva.

La revolución del Bitcoin

Para comprender la motivación detrás del concepto de Bitcoin, hay que echar un vistazo al estado económico del mundo en 2008. El sistema bancario internacional estaba en medio de una crisis. En múltiples casos, los gobiernos y los bancos centrales alteraron las regulaciones para ampliar sus capacidades de retención de deuda.

Fue esta inestabilidad percibida de la banca de reserva fraccionaria lo que llevó al fundador anónimo de Bitcoin, Satoshi Nakamoto, buscar crear una economía internacional descentralizada. Este nuevo mercado abierto estaría libre del dominio absoluto del gobierno y las fronteras.

A medida que el concepto de Bitcoin comenzó a ganar atención internacional, también lo hizo el valor de la moneda. En menos de cinco años otros desarrolladores comenzaron a crear sus propias monedas.

Tokens, como Litecoin, Ethereum y Monero, entre muchos otros, utilizaron la tecnología blockchain para asegurar su valor. Aunque estas monedas utilizaron una tecnología similar, cada activo digital tenía un enfoque diferente del mercado.

Por ejemplo, Litecoin buscaba ser la plata del oro de Bitcoin, mientras que Ethereum quería proporcionar a los desarrolladores una alternativa a las limitaciones de scripting de Bitcoin. Monero adoptó un enfoque totalmente diferente, creando un activo digital que se centró principalmente en la privacidad.

Hoy, la tecnología blockchain permite tokenizar casi todo lo que poseemos. En consecuencia, los elementos que alguna vez no fueron líquidos, como la deuda, ahora se pueden intercambiar entre cualquier persona, en cualquier lugar, en persona o a través de Internet.

Esta capacidad de tokenizar cualquier elemento crea clases de activos digitales completamente nuevas en el mercado, los cuales continúan desarrollándose. Como tal, los legisladores continúan ajustando las regulaciones para dar cuenta de la nueva eficiencia que brindan estos servicios.

Clasificación y regulación de los activos digitales

A medida que el mundo de los activos digitales continúa creciendo, también el deseo de que los reguladores e inversores clasifiquen los diferentes tipos de tokens existentes.

Según el blog especializado Cryptoalien, “la taxonomía de tokens es la clasificación de los activos digitales en la cadena de bloques. Es importante destacar que la taxonomía de los tokens desempeñará un papel destacado en el avance de los mercados porque la clasificación de un activo digital determina su capacidad de emisión y comercialización. Por ejemplo, los tokens de seguridad deben cumplir con las regulaciones de valores. Si no, hay repercusiones legales. Los tres tipos principales de clasificaciones de tokens son”:

Criptomoneda: este tipo de activo digital incluye criptomonedas tradicionales como Bitcoin y Litecoin. Estos tokens generalmente funcionan como una forma de efectivo digital. Están descentralizados y ofrecen un verdadero protocolo de intercambio entre pares.

Token de utilidad: este tipo de activo digital opera dentro del ecosistema de una plataforma para obtener valor y completar varias tareas. No representa ninguna propiedad directa o inversión en una empresa.

Token de seguridad: son cualquier token que, por diseño, representa una parte de la propiedad o una inversión en una empresa. Por lo general, estos tokens se encuentran en mercados altamente regulados, como bienes raíces, valores o mercados de valores.

Fuente: https://hispanopost.com/que-son-los-activos-digitales/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s