Regulación de las criptomonedas busca evitar fraudes y garantizar inversiones

Las criptomonedas diariamente siguen ganando adeptos en el mundo entero. Según firmas especializadas, el valor del mercado asciende a los 2,5 billones de dólares en la actualidad y es por ello que los gobiernos del mundo han puesto su mirada en aquellas transacciones que se hacen con el ya conocido dinero digital.

Los criptoactivos con mayor capitalización siguen siendo Bitcoin con un billón de dólares y en segundo lugar, y de manera muy afianzada, Ethereum con 500 mil millones de dólares. En el top 10 de criptomonedas con mejor capitalización también se encuentran Theter, Cardano, XRP, USD Coin, entre otras.

Las inversiones en dinero digital se triplicaron en el último año, con un crecimiento exponencial de inversionistas y con nuevos agentes económicos que empezaron a actuar como exchange del mercado cripto.

Los criptoactivos vieron la luz en el año 2008, cuando Satoshi Nakamoto puso en línea el bloque Génesis de Bitcoin; sin embargo, alcanzaron su auge en los últimos años, al llegar a tener una rentabilidad de 500%, algo nunca antes visto.

Ante este escenario, los bancos centrales y las autoridades financieras de distintos países llevan bastante tiempo avisando sobre una mayor regulación en torno al universo de las criptomonedas.

Algunos especialistas en la materia confirman que “se trata de advertencias repetidas en el tiempo que, en ocasiones, provocan ‘bandazos’ o fluctuaciones importantes en las siempre volátiles criptodivisas”.

Sin duda alguna, la regulación de las criptomonedas busca evitar fraudes, garantizar inversiones, impedir el lavado de dinero e incluso evadir cualquier tipo de financiamiento a actividades ilícitas como el terrorismo o el narcotráfico.

Aunque existen países como China y la India que han tomado decisiones extremas de ilegalizar las criptomonedas, Estados Unidos, Europa, Japón y América Latina buscan otros mecanismos para trabajar con ellas de manera segura y confiable.

Ilegalización de las criptomonedas

Como comentamos anteriormente, hay países como China y la India que han tomado decisiones extremas contra el dinero digital. El gigante asiático desde el año 2019 prohibió el comercio de criptomonedas para frenar el lavado de dinero, según ha sostenido el gobierno.

Sin embargo, las personas aún pueden hacer transacciones con monedas como el Bitcoin en línea, algo a lo que se opone el gobierno de Pekín.

La más reciente decisión de las autoridades chinas fue prohibir que las instituciones financieras y las empresas ofrezcan servicios relacionados con transacciones de criptomonedas y días antes eliminaron la posibilidad de minar bitcoin dentro de su territorio.

Por su parte, el gobierno de la India busca proponer una ley que prohíba las criptomonedas. De manera que cualquier persona involucrada en su comercio o posesión de dichos activos podría ser multada, según informes.

La agencia de noticias Reuters ha citado en varias oportunidades a altos funcionarios del gobierno con conocimiento directo del plan, quienes han afirmado que el proyecto de ley criminalizaría la posesión, emisión, minería, comercio y transferencia de criptoactivos.

De acuerdo con los informes, una de las principales razones detrás de la medida es la falta de regulación. Los expertos dicen que estas monedas son muy volátiles en términos de su valor y podrían resultar en un desastre financiero para los inversionistas.

Al momento de la redacción de esta nota, se pudo conocer que las autoridades indias habrían cambiado de parecer y ahora buscan una regulación más estricta, que permita las actividades con criptomonedas, ya que 8 millones de ciudadanos de ese país han invertido en distintos tokens.

Regulaciones sustentadas: EEUU y Europa

Si bien en Estados Unidos no existe una legislación federal que regule el fenómeno cripto, algunos estados tienen regulaciones locales: 42 de los 50 han regulado las actividades de las criptomonedas, lo que da mayor confianza y seguridad a los inversionistas.

En la administración de Joe Biden, las autoridades financieras se preparan para asumir un rol más activo en la regulación de un mercado de criptodivisas. No obstante, jamás serían prohibidas porque están conscientes del impacto que podría tener esta decisión en la economía mundial.

El pasado mes de abril el exchange comenzó a cotizar sus acciones en la Bolsa de Valores de Nueva York y aumentó su valoración a 100 mil millones de dólares.

Estos intentos de una mayor regulación podrían tardar en dar sus frutos, ya que los reguladores estadounidenses primero tienen que determinar quién tiene la autoridad legal para supervisar el volátil mercado. En tanto, el debate sigue abierto y el cambio de mentalidad oficial en Estados Unidos hará palanca a los organismos que ya han avisado al respecto o dado sus primeros pasos.

La Unión Europea ha comenzado a trabajar en ciertas recomendaciones y marcos regulatorios para el fenómeno cripto a través del Digital Finance Package.

Juan Frers, especialista en derecho financiero y tributario y profesor en la Universidad de Chile y en la Universidad de Buenos Aires, advierte que el objetivo europeo “es hacer que los servicios financieros sean más digitales y estimular la innovación responsable y la competencia entre los proveedores de servicios financieros de la UE”.

“La Estrategia de Finanzas Digitales va acompañada de un marco legal propuesto sobre criptoactivos (es decir, representaciones digitales de valores o derechos que pueden almacenarse y comercializarse electrónicamente). Este marco se divide en una propuesta de reglamento sobre mercados de criptoactivos («MiCA») y una propuesta de reglamento sobre un régimen piloto de infraestructuras de mercado basado en tecnología de contabilidad distribuida («régimen piloto DLT»). El objetivo es impulsar la innovación preservando la estabilidad financiera y protegiendo a los inversionistas de los riesgos”, precisa el especialista.

Expone que recientemente se presentó una legislación oficial para regularlo. El 10 de enero de 2020, la UE promulgó su quinta directiva contra el blanqueo de capitales (5AMLD), lo que marca la primera vez que las criptomonedas y los proveedores de servicios de criptografía serán regulados.

Asia y América Latina

Los mercados asiáticos como el de Japón y Corea del Sur han estado intensificando las regulaciones sobre criptoactivos, a medida que buscan fortalecer el mercado comercial para así atraer a nuevos inversionistas.

En el año 2018, el Gobierno nipón decidió, a través de la Agencia de Servicios Financieros (FSA) establecer un grupo de estudio sobre los negocios de criptomonedas para su regulación. De esta manera, se un nuevo marco legal, el cual dio origen a un proyecto de ley con diferentes revisiones enfocadas a reforzar el uso de las monedas digitales.

Desde el Banco Central japonés se establece que la criptomoneda no se trata como dinero ni es equiparada a la moneda fiduciaria. No existe, por lo tanto, ninguna moneda virtual es compatible con el gobierno japonés o el Banco Central.

Además, el Banco de Japón no tiene planes de emitir su propia criptomoneda por el momento. A pesar de ello, considera que la tecnología blockchain puede llegar a ampliar la utilidad futura del dinero.

Uno de los aspectos más importantes relacionados con la fiscalidad de las criptomonedas en Japón es el tratamiento que se le ha dado al impuesto al consumo. De acuerdo con su ley fiscal, la venta de criptomonedas está sujeta al impuesto al consumo. Desde la modificación de 2017, las monedas virtuales se pueden considerar como tales según la Ley de Servicios de pago, por lo que no se impone impuesto al consumo.

De esta forma, la Agencia Tributaria Nacional de Japón trata las ganancias obtenidas por el uso o venta de las monedas virtuales como “ingresos varios”, lo que hace que los contribuyentes no puedan utilizar las pérdidas para paliar las ganancias obtenidas con las criptomonedas. Asimismo, existe un impuesto a la herencia sobre el patrimonio de una persona que tenga criptomonedas.

Dentro la región latinoamericana, la regulación del fenómeno cripto es aún muy nueva, y hay tres países que se encuentran a la vanguardia: México, Colombia y Venezuela.

En la nación azteca, los activos virtuales están regulados por la Ley para Regular a las Instituciones de Tecnología Financiera o Ley Fintech, según la cual tanto estas entidades como los bancos tradicionales solo pueden realizar operaciones con este tipo de activos de forma interna y no con el público general.

En la actualidad, México estaría trabajando en una nueva legislación para regular todo lo que tenga que ver con el uso masivo de las criptomonedas.

Colombia también ha dado pasos importantes en el tema de regulaciones cripto, aunque todavía no tiene ningún instrumento legal al respecto. Hasta los momentos, ha habido pronunciamientos por parte del Banco de la República y la Superintendencia Financiera asociados al manejo de las criptomonedas sobre la competencia de cada una de las actividades. En ese país las criptomonedas no son calificadas como ilegales.

Venezuela cuenta con un decreto aprobado por una cuestionada Asamblea Nacional Constituyente que regula los criptoactivos y que constituye el marco legal general que permite formal y expresamente la creación, circulación, uso e intercambio de criptoactivos por parte de personas naturales y jurídicas, del sector público o privado, sean residentes o no del país, incluyendo en particular la criptomoneda denominada Petro.

En ese respecto, la regulación faculta al Ejecutivo Nacional, en forma genérica y amplia, para: (a) regular la constitución, emisión, organización, funcionamiento y uso de los criptoactivos, (b) crear y emitir criptoactivos, (c) permitir el funcionamiento de las casas de intercambio virtuales (exchanges) en Venezuela que operen con criptoactivos creados por el Ejecutivo Nacional, (d) regular el mercado de los criptoactivos en Venezuela, el uso y la creación de billeteras virtuales, los entes dedicados al ahorro y la intermediación virtual de criptoactivos, y las actividades de minería virtual.

Aunque el principio fundamental de las criptomonedas es su independencia y confidencialidad, especialistas en la materia aseguran que sin normas y leyes no veremos la adopción masificada que tanto añoran las comunidades que trabajan con dinero digital.

Con regulaciones equilibradas y bien pensadas, la seguridad de las inversiones en criptomonedas estará garantizada, la volatilidad de los mercados será controlada y las estafas serán minimizadas.

Fuente: https://hispanopost.com/regulacion-de-las-criptomonedas-busca-evitar-fraudes-y-garantizar-inversiones/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s