Fernando Guzmán Mirabal: El Petro…¿ es realmente una criptomoneda?

El presidente Nicolás Maduro anunció recientemente la emisión del Petrocriptomoneda con el valor de un barril de petróleo venezolano, 56,84 dólares al día de hoy, con la que piensa va a resolver los problemas de los venezolanos, causados por la supuesta guerra económica que heredó de Chávez y que ninguno de los dos ha podido ganar.

Esta criptomoneda, a diferencia de las otras que se consiguen en los mercados, en lugar de estar basadas en algoritmos matemáticos y respaldadas por las actividades del libre mercado, va a tener un supuesto respaldo en petróleo de las reservas probadas y certificadas del primer campo del bloque Ayacucho, en la Faja del Orinoco, actualmente en actividad, que alcanzan 5.000 millones de barriles, los cuales, a su juicio, serían respaldo suficiente.

Voceros del gobierno han señalado que el petro sería de libre convertibilidad a divisas y que con él se pretende pagar las deudas laborales que tiene el gobierno con sus trabajadores, que son muchos ya que la burocracia venezolana excede por demasía lo necesario, así como una parte de los salarios y que sus tenedores podrán adquirir con ella los bienes y servicios necesarios para la vida diaria. Así, la guerra económica del llamado “imperio” y DolarToday quedaría superada.

Opiniones van y vienen, fundamentadas o no, pero se prendieron las alarmas, ya que mucha gente desconoce la creación y funcionamiento de las criptomonedas, incluso de las monedas, el rol que juegan los bancos centrales de los países y el respaldo con el patrón oro.

Por eso hay que hacer algunas consideraciones.

Las reservas probadas de petróleo de Venezuela son las más grandes del mundo.

Es cierto que no es petróleo de la mejor calidad, ya que las reservas del país están constituidas, en su mayoría por crudos extrapesados (bitumen), sin embargo, en los años 70 y 80 PDVSA desarrolló la tecnología para extraerlo, refinarlo y convertirlo en combustibles, lubricantes, asfaltos y una gran gama de plásticos y mediante convenios internacionales instaló refinerías aptas para procesar esos crudos en los Estados Unidos y varias islas del Caribe a la vez que adaptaba las refinerías en suelo patrio para procesarlos.

Ese petróleo, no tan deseado hasta entonces, se convirtío en un negocio altamente rentable y ganó mercados importantes de exportación mientras surtía el mercado interno.

El petróleo, sin embargo, no tiene un valor constante ya que sufre fluctuaciones originadas por muchísimas causas: basta que un país aumente su producción para que los precios disminuyan o que se produzca una guerra para que aumenten.

El petróleo se cuenta en barriles y 1 barril de petróleo es equivalente a 42 galones o 159 litros y el barril de la cesta venezolana se cotizaba al cierre de diciembre de 2017 en 378,95 yuanes, es decir, 56,84 dólares.

Oro como respaldo 

El oro, desde la invención de la moneda, ha sido universalmente considerado el mejor mineral para garantizar el valor monetario de los países por muchas razones, entre las que destacan: que las monedas originalmente fueron hechas con ese material por ser el más apreciado entonces, el conocimiento que tiene la gente común sobre ese mineral, la manera sencilla de convertirlo en lingotes o monedas fácilmente canjeables, el alto precio a que se cotiza -el precio de la onza de oro el viernes 29 de diciembre de 2017 era de 1.296,50 dólares de acuerdo con la Bolsa de Metales Preciosos de Londres (LBMA)- y, a diferencia del petróleo, su tendencia a subir de precio lenta pero constantemente.

Las reservas que respaldan las monedas de los países se depositan en oro, títulos, bonos, divisas y otros muchos y variados bienes negociables, generalmente en las bóvedas de los bancos centrales de los países, que son los entes oficiales encargados de la emisión de monedas.

En los Estados Unidos la emisión de dinero la hace un ente privado, la Federal Reserve, y el oro se resguarda en una institución militar llamada Fort Knox. El dólar es la moneda de mas amplia circulación a nivel mundial por lo tanto las reservas de oro que lo respaldan son las mas cuantiosas.

China y Rusia son, actualmente, los mas ávidos compradores de oro para respaldo de sus yuanes y rublos, pero están muy lejos de las 8.000 toneladas que poseen los Estados Unidos para respaldar el dólar que sigue siendo la moneda mas fuertedel mercado.

En Europa, donde circula el euro gracias al convenio de la Unión Europea, cada país miembro emite su moneda y posee sus reservas en oro y dólares, contabilizadas y controladas férreamente desde Bruselas a través del Banco Central Europeo, ente que también tiene reservas en metálico y dólares para respaldar al euro.

El Banco de Inglaterra emite la libra esterlina, otra moneda fuerte pero de circulación limitada al Reino Unido respaldada también en oro y dólares.

La otra gran economía emergente, Brasil, tiene muy pocas reservas de oro y respalda el real con dólares.

Venezuela ocupaba el lugar 24 entre los países con más reservas de oro hasta que todo el oro venezolano fuese trasladado a Cuba como respaldo (?) de negocios bilaterales.

Los bancos centrales del mundo poseen una cantidad de oro en lingotes y monedas equivalente al 20,5% de todo el oro del mundo.

Para que el oro sirva como respaldo de las monedas debe estar en forma de lingotes o monedas y depositado en las bóvedas de los bancos centrales de los países.

El oro en minas no sirve para esos fines. Si así fuera, la moneda de la Republica de Sudafrica, el rand, sería la mas fuerte del planeta ya que ese país tiene las mayores reservas probadas de oro en el subsuelo, sin embargo ocupa el lugar 29 con 125,30 toneladas de respaldo.

Eso significa que el respaldo de oro, para que sea tal, tiene que estar procesado, es decir, no basta con que el mineral sea unrecurso útil, debe ser además inmediatamente utilizable, fácilmente canjeable y colocado como reserva en las bóvedas de los bancos centrales.

PDVSA en caída libre

Venezuela cuenta con las reservas probadas de hidrocarburos más cuantiosas del mundo y su moneda es una de las más débiles.

Eso se debe a una razón muy simple: el petróleo no está procesado. Es útil mas no utilizable, y por ser un recurso de inferior calidad al Brent del Mar del Norte y el West Texas Intermediate (WTI) requiere de un proceso más costoso para volverlo utilizable.

Si bien es cierto que el negocio petrolero venezolano da para muchísimos años, también es cierto que la industria petrolera venezolana ha venido sufriendo una merma importante referida a la explotación del recurso desde que el fallecido presidente Chávez anunció por TV despidos masivos en el año 2003.

Hoy Venezuela depende de la importación de combustible, lubricantes y plástico de los Estados Unidos para abastecer el mercado interno y su producción petrolera, que se estimaba en el año 2014 en 2,5 millones de barriles diarios, para julio de 2017 había caído a 1,9 millones de barriles diarios y para ese momento acumulaba un descenso en su producción de 102.000 barriles diaríos durante 2017, todo de acuerdo con el Monthly Oil Market Report de la OPEP de julio 2017, ocupando para esa fecha el 6to. lugar de la organización pero el 11mo. en el mundo.

Esta caída del que fuera durante los años 60 y 70 uno de los primeros productores y exportadores mundiales de hidrocarburos se debe, además del manejo poco profesional de la principal industria venezolana, a la falta de mantenimiento tanto de los equipos de extracción del mineral como a las refinerías.

De acuerdo con las declaraciones de Iván Freites, dirigente sindical de la industria petrolera venezolana, desde la llegada de Hugo Chávez al poder en 1999 el mantenimiento se ha limitado a reparaciones menores y por eso la industria marcha a menos del 20% de su capacidad instalada.

Solo esta semana se produjeron dos accidentes graves en las refinerías de Amuay y Cardón, que forman parte del Complejo Industrial Paraguaná, al norte de Venezuela, por manejos inadecuados, ordenados por el nuevo presidente de PDVSA, mayor general Manuel Quevedo, hombre ajeno a la industria y sin ningún conocimiento relacionado con su funcionamiento, para tratar de aumentar la refinación de crudo.

De acuerdo con la misma publicación de la OPEP de noviembre de 2017 la producción había caído a 1,85 millones de barriles diarios y se estima que para mantener esta producción se requiere una inyección de capital de entre 4.000 y 5.000 millones de dólares.

Para sumar problemas, Cuba tomó la participación del 49% que tenía Venezuela en la refinería de Cienfuegos como parte de pago de ¨deudas pendientes¨.

Además la empresa está siendo objeto de una purga en la que una gran cantidad de directivos han sido puestos presos acusados de corrupción.

La empresa estatal petrolera, de acuerdo con los reportes mas benévolos, acumula deudas con los proveedores por el orden de 15.000 millones de dólares y otros 60.000 millones de dólares a las empresas de servicios y mantenimiento de los campos petroleros, por lo que la optimización de las refinerías en obsolescencia queda, de momento, descartada.

Venezuela narcoestado

Venezuela en este momento está penosamente considerada como un narcoestado, debido a vinculaciones probadas de los miembros del gobierno con el trafico internacional de estupefacientes y el lavado de dinero proveniente de esas actividades.

Dos sobrinos de la Primera Dama fueron recientemente condenados a 16 años de presidio por la Corte del Distrito Sur de Nueva York por conspiración para introducir cocaína a los Estados Unidos y se ha relacionado directamente al presidente Nicolás Maduro, la Primera Dama Cilia Flores, el vicepresidente Tareck El Aisami, los ministros Generales Nestor Reverol y Vladimir Padrino López, Diosdado Cabello y una gran cantidad de otros altos funcionarios del gobierno venezolano, de las Fuerzas Armadas y sus testaferros con actividades de narcotráfico y lavado de dinero.

Eso ha hecho que el gobierno de los Estados Unidos los haya puesto en la lista de delincuentes buscados por la Interpol y haya además impuesto sanciones a estos funcionarios del país suramericano. Canadá y la Unión Europea se han unido a las sanciones. Entre esas sanciones, que son varias, se prohíbe a los ciudadanos norteamericanos realizar negocios con Venezuela y sus empresas.

Credibilidad y confianza

Otra variable que hay que observar con detenimiento es la derivada de la credibilidad y la confianza.

Recuerden que Venezuela falló en el pago de los bonos de PDVSA 2025 y 2026 y los bonos soberanos durante el año 2017, por lo que el riesgo de incumplimiento, mientras se mantenga el régimen de gobierno actual, está presente.

Las agencias calificadoras de riesgo Standard & Poor’s (S&P) y Fitch y la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA), que aglutina acreedores, ya han declarado a Venezuela y a PDVSA en default parcial, por retrasos reiterados en pagos de capital e intereses, lo que activó el proceso de pago por las empresas de seguros. Por otra parte, el país latinoamericano, sostenidamente, ha estado emitiendo bolívares sin respaldo de ninguna naturaleza, el llamado dinero inorgánico.

Eso ha desatado una inflación brutal que ha causado que el precio del bolívar se haya minimizado de tal forma, que solo en 2017 el costo del dólar en el mercado libre pasó de 3.164,72 bolívares por dólar a 111.413,23, con un pico a mediados de diciembre de mas de 124.000.

El riesgo de que el actual gobierno venezolano emita mayores cantidades de petros que las respaldadas también está presente y con ello la posibilidad real de pérdida de valor de la criptomoneda en el mercado, tal como sucede con el bolívar.

Petro…¿Una criptomoneda?

Por esencia las criptomonedas no tienen control de ningún estado porque éstos no las emiten, ni siquiera las regulan.

Estas son emitidas por particulares que compran las máquinas emisoras y las instalan a su costo y las criptomonedas resultantes son almacenadas en cuentas virtuales. Por eso no generan comisiones bancarias ni impuestos por las transacciones o manejo de las mismas.

China hizo un intento fallido para regularlas en 2017 y los precios cayeron drásticamente en el mercado mundial. Al revertir las medidas su precio se disparó nuevamente.

En el caso del Petro se plantea que sea el estado el que las emita.

Por otra parte, las criptomonedas no tienen respaldo físico como las monedas que emiten los bancos centrales de los países en oro, títulos, bonos, divisas y otros bienes negociables. El respaldo que tienen éstas es el mismo mercado regido por la libre oferta y demanda cuyo fundamento es la confianza en el producto.

El Petro, por tanto, pretende ser un híbrido entre las monedas y las criptomonedas, tratando de tomar características de cada una; por un lado la facilidad de negociación de las criptomonedas evitando el pago de comisiones bancarias e impuestos generados por los movimientos monetarios, pero con un respaldo físico, típico de las monedas, aunque inusual por el cambio del patrón oro a petróleo, para tratar de generar la credibilidad y confianza que tanto necesitan.

Pero ¿Podrá el gobierno venezolano generar la confianza necesaria para hacer atractiva la oferta de Petros?

 

Fuente: miamidiario.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: